Unimetro
Unimetro
10:54 am. Viernes 18 de Junio de 2021
Opinión
10:54 am. Viernes 18 de Junio de 2021

Cuánto nos hubiera gustado estar hablando en este espacio de Zonacero sobre la posibilidad de un Junior disputando una gran final del fútbol colombiano en procura de la décima estrella en su historial.  Lastimosamente no es así. La decepción del equipo en la semifinal  fue “la colocación de la cereza en el pudín” que, debería ser en estos instantes, para una celebración y no una desilusión.

Junior ratificó su pésimo momento semestral. Eliminado de toda competencia nacional e internacional cuando debería estar gozando de las mieles de triunfos y satisfacciones para sus seguidores. Amarga por demás la derrota ante Millonarios. Un rival al que por condiciones futbolísticas el cuadro rojiblanco tenía que haber superado para ser el contendor del Deportes Tolima en dispuita del título.

De todas maneras, no podemos ser ajenos a los acontecimientos y a los momentos del onceno de Luis Amaranto Perea. Ratificado, como parece ser, el técnico que se ufana de no haber fracasado, a pesar de las seguidas caídas en Copa Colombia, Liga, Copa Libertadores, Suramericana etc. , se hace necesario entrar en una especie de calificativos para creer-a nuestro criterio- quiénes son los jugadores del plantel que por rendimiento deberían seguir y quiénes no.

Larry Vásquez eludiendo la marca de David MacCallister Silva.

Sin detallar guarismos, sino simplemente lo apreciado a lo largo del semestre, que no fue más que de altibajos con más derrotas que victorias, entendiendo los dos grandes objetivos trazados, como fueron Copa Libertadores en afán de llegar lo mas lejos posible y la disputa de la estrella número diez, elementos como los que a continuación nombramos podrían seguir o no en el plantel:

Mario Viera, el arquero y su suplente Eder Chaux quien no tuvo oportunidad de actuar pero es reconocida su condición bajo el arco, sin discusión; Willer Ditta, Germán Mera, Dany Rosero Homer Martínez, Fabián Viáfara, Gabriel Fuentes, Fabián Ángel, Larry Vásquez, Juan David Rodríguez, Didier Moreno, Jhon Fredy Pajoy, Luis “Cariaco” González, Miguel Ángel Borja Fredy Hinestroza. 

Ellos, son, según nuestro criterio, quienes deberán seguir en la nómina, pero condicionados a entregar una mayor y mejor cuota de rendimiento y responsabilidad.  Y en la lista de los que tienen que salir por bajo y bajísimo rendimiento, elementos como Marlon Piedrahita, Daniel Moreno, Luis Sandoval, Edwin Cetré, Fabián Zambueza, Edwin Velasco y Caramelo Valencia. Algunos porque ya cumplieron su ciclo competitivo; otros por carecer de condiciones para formar  parte de un club considerado entre los grandes del concierto colombiano como lo es el Junior.

Fernando Uribe anotando de cobro de tiro penal.

Caso Borja y Teófilo. Aunque no se ha oficializado por parte de los directivos del club, se estima y ojalá sea así, Junior pueda hacerse definitivamente a los servicios de Miguel Ángel Borja. Goleador nato, el ariete caribeño demostró sus condiciones de artillero y el onceno rojiblanco tendría en él parte de la solución al gran problema de goles que en los últimos tiempos le ha afectado.

Pero como una sola golondrina no hace verano, el club deberá hacerse a otro delantero con capacidad de gol y con urgencia  sin duda, un volante creativo, un verdadero 10 que tanta falta ha hecho últimamente. Se ha hablado de Jesús Cabrera y de Yeison Guzmán, dos importantes figuras de nuestro medio; pero creería que más allá, hay que conseguir un creativo de enormes kilates estilo Pibe Valderrama o Giovany Hernández, que hace rato no se tiene.

En cuanto a Teófilo Gutiérrez, al que colocaríamos un asterisco, debería quedar bajo condicionamiento. Su rendimiento por ratos es importante y ello le merece los mejores calificativos; pero  en otras oportunidades, luce errático, desganado o con poco responsabilidad.

Luis Amaranto Perea, DT del Junior.

¿Y Amaranto? En cuanto al cuerpo técnico, de ser cierta su continuidad, igual hacerle sentir su enorme responsabilidad al frente de la divisa, para que entienda que la afición no resiste seguir creyendo en sus conocimientos fundamentados en el viejo continente o que está proyectado para ser en breve el más acreditado de nuestro medio colombiano. El equipo Junior no da ni es de espera. Los resultados marcan derroteros y futuros inmediatos. Aquí no cuentan procesos de largo tiempo. Aquí lo que cuenta es el camino de la victoria y Junior está llamado a cosechar nuevos títulos en Colombia y triunfos importantes a nivel internacional. Lo demás son sofismas de distracción. Y en Barranquilla y para la hinchada eso no cuenta.

Comentarios