Unimetro
Unimetro
5:00 am. Viernes 02 de Abril de 2021
Opinión
5:00 am. Viernes 02 de Abril de 2021

Hoy, Vieres Santo, 2 de abril, día conmemorativo de la Pasión y Muerte de Jesús, en medio de la pandemia que nos mantiene en dramática y alarmante situación de salud, hemos preferido dejar de lado momentáneamente todas esas circunstancias para referirnos a unos breves ítems que pudieran refrescar un poco el sentimiento de nuestros lectores.

Apartarnos un poco tantos sinsabores y desesperanzas de vida para muchos en el mundo y desde luego para los colombianos que observan con tristeza como el gobierno prevalece sus intereses en una economía de pocos, a costa de vidas y salud de sus millones de ciudadanos, que prefiere disimular sus errores administrativos anunciando compra de aviones de guerra por billones de pesos en vez de invertir en obras de infraestructura social y que intenta ocultar su manejo dictatorial con mensajes de la excelencia en el programa que sobrepasa los 2 millones de vacunados.  

Recomendaciones poco creíbles del Presidente Iván Duque para conmemorar la Semana Mayor conservando la devoción, pero “con prevención y en el “no al relajo” y atender reforzando los protocolos de autocuidado bajo el tan cacareado discurso de “Nadie puede bajar la guardia”.

Y, para alejarnos mentalmente de esas y muchas otras cosas agobiantes por estos tiempos, creímos oportuno recordar a quienes ya conocen y a quienes no, algunos hechos históricos de nuestro equipo Junior que por estos días goza de entusiasmo por resultados  que le mantienen en el grupo de clasificados en el fútbol colombiano. Hechos y anécdotas que sabemos podrían mejorar el estado anímico y emocional de quienes se sienten seguidores fieles de la divisa rojiblanca.

Helas aquí

En el Torneo Apertura de 1976 Junior terminó en el primer puesto igualado con Millonarios con 37 puntos. Para definir el ganador del torneo se jugaron dos partidos. El primero en Barranquilla lo ganó Junior 4-1 en medio de roces y juego fuerte de ambas partes. El segundo en Bogotá, con una hinchada exarcebada por la prensa capitalina, lo ganó Millos 3-1 también con roces y peleas y con expulsiones de Dellasavia (millos) y Comesaña (Junior) al término de los 90 minutos.

La gresca en el Campín de Bogotá entre Millonarios y Junior en la definición del Torneo Apertura de 1976

Este resultado le daba el título al cuadro rojiblanco; sin embargo, el arbitro Omar Delgado, alertado por el gerente de la Dimayor Francisco Guerra, determinó que se jugasen 30 minutos más. De nada sirvieron las protestas junioristas por la extraña regla. En medio de acciones violentas de los dos equipos, Millonarios marcó el cuarto gol.

Dulio Miranda es expulsado por falta sobre Willington Ortiz, hay empujones, manoteos y patadas; unos corren y otros van detrás. En las tribunas hinchas de Junior y Millos se trenzan también en discusiones y peleas. El árbitro decide acabar el partido. Junior cree que por reglamentación es el campeón y comienza a dar la vuelta olímpica; Millonarios también cree ser el ganador y va detrás en otra vuelta olímpica. Todo un espectáculo circense y la policía para dar el toque mágico también va detrás de los jugadores bolillo en mano.  Para definir el ganador, Dimayor decide realizar un sorteo con televisión abierta el 29 de julio, nueve días después de aquel espectáculo. El campeón será el que saque la balota par. La suerte está de parte de Junior que saca la balota número 4. En Barranquilla la gente sale a las calles a celebrar con entusiasmo aquella conquista que si bien no es el título completo por lo menos es un primer aliciente en su historia.

Los colores

Varias son las hipótesis sobre los colores del Junior. Una, contada por doña Carmen, única sobreviviente de los hijos de Micaela Lavalle de Mejía, indica que su madre Micaela testigo presencial de llegada de barcos ingleses a Puerto Colombia en inicios de los años veinte, le agradó los colores rojo, azul y blanco de la bandera inglesa que lucían las embarcaciones. Y de allí su simpatía y decisión de colocar estos colores a su equipo fundado en 1924.

Otra hipótesis contada por testigos de la participación del Junior en la Liga señala que en 1929, Junior que lucía una camiseta blanca con una gran J en el pecho, debió recurrir al préstamo de uniforme para un juego ante los Monumentos que también lucían camiseta blanca. Entonces jugadores del equipo Atlántico conformado por estudiantes del Colegio Americano le prestaron sus uniformes, pero las rayas eran horizontales. Desde allí el equipo Junior (entonces llamado Juventud Junior) comenzó a usar su nueva vestimenta.

El mejor

Dicen los historiadores que Roberto “Flaco” Meléndez integrante del Juventud Junior desde 1929 y quien el pasado 31 de marzo estaría cumpliendo 109 años, (nació en 1912), es considerado como el mejor futbolista juniorista de la historia. Haciendo la claridad de que Meléndez nunca jugó en el equipo Junior profesional, siempre fue amateur y su única participación profesional fue con el Centro Gallego de Cuba (1939/1940) siendo el primer jugador de fútbol colombiano en salir al extranjero.

Roberto Melendez, por muchos historiadores el mejor jugador del Junior

Único con 5 goles

El  14 de noviembre de 1948, en el primer campeonato profesional colombiano, Junior derrotó 6-0 al Once Deportivo de Manizales. Esa tarde en el Romelio Martínez, Carlos Boris Rodríguez anotó 5 de los goles siendo hasta ahora el único juniorista en haber anotado esta cantidad de goles en un mismo juego.

Dida, sensacion

Uno de los mejores extranjeros en la historia rojiblanca lo es Edvaldo Alves de Santa Rosa-Dida- quien formó parte de la selección brasilera campeona del mundo de Suecia 1958. Jugó en Junior en 1966 y 1967.

En 62 partidos marcó 32 goles. Pequeño de estatura (1.65 mts.) gigante en fútbol. En tres partidos seguidos el 20, 24 y 31 de julio marcó 7 goles al América, Quindío y Caldas. Junto a Víctor Ephanor, también brasilero, son considerados los dos extranjeros máximos ídolos del club en toda la historia.

Dida, el gran idolo de los años sesenta sacado en hombros por la hinchada rojiblanca

Ases brasileros

En 1967 llegó al Junior Waldir Cardozo Lebrego-Quarentinha-  excelso cobrador de tiros libres. Con Dacunha, Dida, Pepe Romeiro y Othón Valentín conformaron un quinteto de ases digno de cualquier selección brasilera.

En cada presentación en Barranquilla o en estadios del interior del país con esta constelación de estrellas, Junior copaba las asistencias en los estadios.

Tremenda delantera de ases brasileros: Dacunha, Dida, Pepe Romeiro, Quarentinhas y Othon Valentín.

Dupla goleadora

En el año 1974, Víctor Ephanor (Brasil) y Nelson Silva Pacheco (Uruguay), anotaron 59 goles. El brasilero 33 y Silva 26, convirtiéndose en envidiable dupla goleadora. Ephanor en seis juegos consecutivos marcó 9 goles en tremenda producción. Víctor es otro de los grandes referentes del Junior, convertido en verdadero ídolo de la hinchada.

Didí, el más caro

En 1984 Junior compró al astro samario Didí Alex Valderrama en 25 millones de pesos, la cifra más alta pagada hasta entonces por un jugador en el fútbol colombiano. Didí prometió regresar al Unión si en el juego de Copa América no marcaba gol al América de Cali. En el Romelio Martínez Didí anotó 2 de los 4 goles con el que Junior ganó 4-1.

Didí Valderrama, al lado del peruano Julio Cesar Uribe. Didi el jugador mas caro de Colombia en 1984

Cobrando el insulto

Aquel 4-1 fue el calmante para la hinchada rojiblanca que había sido ultrajada desde Cali  por Poncho Rentería y periodistas que calificaron al Junior como “Equipo de minusválidos”.  Edgar Perea y Fabio Poveda respondieron que los “Minusválidos” habían humillado y hecho llorar a los ”Drogadictos del América”.

Con estos apuntes breves, tomados del libro “Junior Alma y Pasión Caribe”, esperamos poder contribuir un poco al esparcimiento mental que por estos días nos agobia por la bendita pandemia que no respeta ni siquiera estos días santos de liturgia y vocación religiosa.

Comentarios