Unimetro
Unimetro
5:00 am. Jueves 28 de Julio de 2022
Opinión
5:00 am. Jueves 28 de Julio de 2022

Sin Recato les comparto hoy una particular técnica de practicar sexo oral a una mujer, en la que se garantiza un orgasmo en tres minutos. Suena interesante, ¿Verdad?  Se trata del Método Kivin y es perfecto para aquellas parejas que quieren descubrir y explorar nuevas zonas erógenas.

Este método se llama así gracias al curioso científico el Doctor Kivin, quien descubrió otra manera de estimular la zona más grande del clítoris, la cual tiene un excelente acceso a toda la vulva. El estímulo se concentra en un área bastante sensible porque tiene muchos nervios, y está entre el glande del clítoris y el ano, conocida como la zona K.

Annabelle Knight, terapeuta sexual habla de la eficacia del método: “Ha habido algunas afirmaciones bastantes audaces sobre su eficacia: Un orgasmo en tres minutos y el 60 por ciento de las mujeres y las personas con vagina experimentan orgasmos más rápidos e intensos. Vale la pena probarlo solo para ver si estas afirmaciones son ciertas”.

El paso a paso del método:

-La posición de la pareja es fundamental. Cuando se práctica sexo oral, es normal que uno esté acostado con las piernas separadas y el otro de frente a la vulva. En el Kivin, la persona que va a dar placer está perpendicular al cuerpo de la persona que recibe y esta debe levantar una de sus piernas permitiendo estimular la vulva. Los cuerpos forman una T.

-Una vez estén cómodos, con el dedo índice y el pulgar estimular a lado y lado del clítoris. Por ser una zona tan sensible, es mejor acariciar con delicadeza antes de tocar directamente.

-En el sexo oral, la boca, la lengua y los labios son los protagonistas y esta técnica sugiere movimientos de derecha a izquierda. Empezar lentamente e ir aumentando la velocidad al ritmo del momento.

Knight enseña cómo alargar el placer: “Sugiero que usen el dedo medio sobre el perineo para sentir las contracciones musculares cuando tu pareja se esté acercando al orgasmo, concentrándote en la cabeza del clítoris. Manteniendo un ritmo y una presión constante, y ayudándote con las indicaciones de la persona que recibe”.  

En las relaciones sexuales es importante la comunicación, la complicidad y, por supuesto, la conexión; no todo es perfecto, pero sí es importante guiarse el uno al otro para saber si les gusta o no como se tocan y si lo están disfrutando.

Aunque el Método Kivin es la llave para abrir el portón de los orgasmos, no necesariamente debe gustarles a todas las mujeres; así que ellas deciden si quieren probar o no.

Estudios sobre la sexualidad humana, como el realizado por la pareja de sexólogos William Masters y Virginia Johnson, establecen que el tiempo para que las mujeres alcancen un orgasmo, en promedio, es de 20 minutos; por supuesto, que esto varía en una y otra.

A finales de la década de los 60, la pareja de sexólogos revolucionó la ciencia con sus ideas, al destacar el clítoris como un órgano capaz de producir orgasmos al ser estimulado.  En ese momento, la idea freudiana era la más popular, en la que se afirmaba que el orgasmo se lograba solo con la penetración.

La investigación de William y Virginia reveló que la estimulación vaginal no era la única que podía provocar orgasmos femeninos. “¡Aparecieron las llaves!”, dijeron muchas mujeres que admitieron que no tenían un orgasmo solo con la penetración y necesitaban de un estímulo clitoriano de manera oral o manual; otras, en cambio, confesaron que no les gustaba cómo su pareja les practicaba sexo oral.

Hay personas que no sienten orgasmos durante el sexo oral. La cuestión es que ambos disfruten el momento, sin presión de sentirlo. Si ocurre, por supuesto, es placentero y ‘pirotécnico’. De eso se trata; de un juego excitante, no de una prueba a contra reloj. Recuerden que la práctica hace al maestro.

Más temas en www.sinrecato.com

Comentarios