Unimetro
Unimetro
7:00 am. Viernes 22 de Octubre de 2021
Opinión
7:00 am. Viernes 22 de Octubre de 2021

El programa de Control Participativo de la Contraloría General de la República, como oferta institucional de sensibilización ciudadana, se viene desarrollando desde hace cerca de dos años a nivel nacional. El objetivo, según se entiende, es la de ejercer por parte de la gente un control o especie de supervisión en las obras que a través de contrataciones se adelantan en el convenio APP.

El propósito de fomentar la participación de la ciudadanía en el control fiscal mediante denuncias y peticiones para la aplicación de control APP, se ha extendido ahora a la llamada Oportunidad en la Unidad Móvil, desde distintos lugares regionales donde sea necesaria la presencia e intervención de funcionarios de la Contraloría.

Tal intervención de la CGR en lo que respecta a Barranquilla y su área metropolitana comenzó el martes 19 de octubre en la Plaza de La Paz. Cerca de 50 denuncias y quejas fueron presentadas a los funcionarios del organismo nacional de control. En Puerto Colombia, Soledad, Malambo y Galapa se sigue desarrollando el llamado Control APP. Tienen que ver principalmente las denuncias en incumplimiento de trabajos y obras de beneficio común, especialmente en infraestructuras que son calificadas como “Elefantes blancos”.

Fachada del edificio del Codeba de la calle 51 con carrera 41 esquina

De acuerdo con las manifestaciones de funcionarios de la Contraloría, el ciudadano tiene la oportunidad de conversar, opinar, denunciar y vigilar los recursos públicos para el cumplimiento de los compromisos contractuales. 

Dentro del control ciudadano, la Contraloría inició hace cerca de dos años el ejercicio en escuelas y colegios, en combinación estrecha con el Fondo de Financiación de Instituciones Educativas-FFIE- del Ministerio Nacional de Educación. Inversiones presupuestales por más de 400 mil millones de pesos forman parte del programa de recuperación y adecuación de colegios y planteles educativos a nivel nacional.

En lo que corresponde a Barranquilla, se asignaron recursos por 119 mil millones de pesos. Nueve instituciones educativas forman parte del programa de instituciones a recuperar y acondicionar. La mayoría de las obras programadas fueron acometidas, pero otras no han sido atendidas. 

Breve recorrido interno en la sede 51 del Codeba

Instituciones como el Alexander Von Humboldt, Dennis Herrera y el Colegio de Barranquilla- Codeba- han quedado en el olvido por falta de voluntad política de la administración distrital. 

El caso del Codeba por ejemplo, aunque tiene asignados recursos por 16 mil 630 millones 954 mil pesos, la administración local no ha cumplido con su aporte que es del orden de los 5 mil millones de pesos. De tal manera que la firma contratista, Construcciones Escolares, no ha puesto la primera piedra para la recuperación del edificio de la calle 51 con carrera 41, sede natural del Colegio de Barranquilla.

Hay que recordar que en enero del 2018 se socializó el proyecto de restauración y recuperación del edificio del Codeba (calle 51 carrera 41). Liliana Uparela, ingeniera civil y supervisora de la FFIE, Martha Villanueva y el arquitecto Evert Iglesias, del Distrito, fueron voceros y testigos presenciales en los compromisos adquiridos tanto por el gobierno distrital en cabeza del Alcalde Alejandro Char Chaljub como del FFIE.  Ellos esbozaron el desarrollo del proyecto en días siguientes luego de cumplidos los estudios patológicos de la edificación. 

Eduardo Jarma, secretario de infraestructura del Distrito y directivos de Asocodeba intercambiando ideas sobre las obras para la recuperación de la sede

La Contraloría General de la República anunció reiteradamente y conminó a funcionarios y contratistas en el cumplimiento de las contrataciones en el programa de recuperación de centros educativos en Barranquilla, al tiempo que afianzaba el acompañamiento, pero también todo el peso de capacidad investigativa y sancionatorias.

Sin embargo, pese al incumplimiento en el caso referente al Codeba, la Contraloría no ha tomado decisiones sancionatorias ni llamados de atención, simplemente, al responder requerimientos de la comunidad ‘codebista’, se ha limitado a resaltar su condición de acompañamiento ciudadano en el programa, lo que sorprende enormemente, teniendo en cuenta que como organismo máximo de Control y según el Artículo 99, los contralores podrán imponer sanciones directamente o solicitar a la autoridad competente su aplicación. La amonestación y la multa serán impuestas directamente; la solicitud de remoción y la suspensión se aplicarán a través de los nominadores.

En el caso del Codeba (edificio de la calle 51 con carrera 41), la Alcaldía y la Secretaría de Educación Distrital han burlado el compromiso mientras otros frentes de infraestructuras son acometidos con prontitud. Es, según nuestro criterio, la aplicación de interés selectivo en cuanto a educación y al colegio de Barranquilla se refiere. Y, en tal sentido, la comunidad ‘codebista’ y la ciudadanía en general esperan un pronto pronunciamiento de la Contraloría.

 

 

Comentarios