7:48 pm. Jueves 18 de Julio de 2019
Opinión
7:48 pm. Jueves 18 de Julio de 2019

Cada año, por esta época, me resulta infaltable y es casi una obligación adoptada con responsabilidad dedicar un espacio en este portal de Zonacero para referirme al Colegio de Barranquilla, mejor conocido como El Codeba. Institución Educativa Distrital que este 20 de julio  arriba a la nada despreciable cifra de 111 años de fundada.

Y en cada crónica desarrollada en los últimos años, desde que tomamos como bandera la defensa de este claustro sagrado del cual somos egresados, nos permitimos consignar para nuestros lectores de zonacero.com y en especial para la comunidad codebista, bien inmensa que es, cada paso que se va dando en materia de recuperación del viejo edificio de la calle 51 con carrera 41, sede natural del colegio.

Fachada del Codeba en la esquina de la calle 51 con carrera 41. Estructura arquitectónica con carácter de patrimonio cultural que será sometida a restauración.

Desde el año 2008, cuando se cumplió el centenario del Codeba, un grupo de egresados y ex alumnos agrupados en la denominada Asocodeba, apoyados en tal coyuntura del centenario nos dimos a la tarea de exigir a las autoridades locales la devolución y el rescate del edificio que casi en ruinas se pretendía caer a pedazos antes que ser devuelto a sus verdaderos dueños como es la comunidad codebista.

Fueron largas e intensas luchas jurídicas adelantadas en los estrados judiciales frente a la desidia de la Gobernación, del Distrito y la propia Universidad del Atlántico que usufructuó durante 43 años del espacio y que al no utilizarlo ya, pretendía mantener el dominio para ser negociado conjuntamente con la vieja universidad de la carrera 43.

De manera arbitraria la Universidad desde el año 1972 cuando el Codeba fue trasladado a la sede de la antigua Escuela Industrial, efectuó cambios internos y externos estructurales estrangulando divisionalmente los salones, cambiando sus amplios y ventilados ventanales de madera por ordinarios y desagradables barrotes de hierro. Fue una tarea depredadora y antiestética que desdibujó el diseño artístico original.

Por suerte el Gobernador Eduardo Verano De la Rosa, acogiendo directrices de la Asamblea departamental, cedió el edificio al Distrito bajo la condición única para que la población codebista regresara a su sede natural. Y el Alcalde Alejandro Char, también acogiendo disposiciones legales tras largas luchas jurídicas que nos asistían, decidió apropiarse del derecho y la responsabilidad de rescatar el viejo edificio.

El 22 de enero del 2018 mientras la sede alterna del Codeba (calle 68 carrera 47) era sometida a restauraciones en su estructura obligando a la población estudiantil a estudios de “pico y placa”, algo más de 450 alumnos de octavo, noveno, decimo y undécimo iniciaban clases en la edificación de la calle 51 con carrera 41. Ese día volvió a repicar la campana en esa vieja edificación que sigue altiva a pesar del deterioro, que convoca y entusiasma no solo a sus pobladores estudiantiles en su regreso, sino también a la misma vecindad que complacida exclamaba “ahora sí se va a recuperar este espacio que por largo tiempo sirvió como cueva de rolando y viciosos”.

La tarea no está terminada; aquello es solo el principio para el verdadero rescate. A mediados del año anterior la administración en cabeza del Alcalde Alejandro Char, la Secretaría de Educación con Bibiana Rincón y todo un equipo de trabajo de ingenieros, arquitectos y restauradores, acometieron labores de diagnósticos, requeridos antes de comenzar cualquier obra de restauración o construcción.

Restauración

Desde entonces, cuando se cumplieron los 110 años del colegio, hasta ahora un año después, tales diagnósticos parecen concluidos y entregados a las firmas contratadas para dar inició a la recuperación material del edificio. Hace algunos días pudimos constatar la colocación de andamios y prueba de carga en el interior y de acuerdo con algunas manifestaciones de personal de trabajo, en poco tiempo se dará la voz de arranque.

Todo esto es el inicio de lo que consideramos la gran reivindicación del Codeba. Serán arduos y constantes los trabajos para devolver la imagen del que fue por largos años el más prestigioso plantel oficial de bachillerato en la Costa Caribe. Pero no solo es la imagen estructuralmente hablando bajo un diseño que aun envidiaría el modernismo de la ingeniería y la arquitectura. Más allá de todo esto, con el justo y pretendido rescate arquitectónico del edificio, el objetivo final será el de volver al sitial de honor que académicamente ostentó por largos años el Colegio de Barranquilla, tal como fue el legado de su gestor y fundador José Francisco Insignares Sierra. El ex gobernador insignares Sierra visionó en 1908 un Colegio poblado de estudiantes académicamente preparados y capaces de disputar profesionalmente el manejo administrativo, político, social y económicamente a quienes ostentaban por condiciones de élite el poder en la ciudad.

Miembros de Asocodeba con Monseñor Víctor Tamayo, dos sacerdotes egresados del colegio y Alba Pérez, de la oficina de comunicaciones del Distrito.

Estirpe de personajes

Por eso fue edificado con majestuosidad y funcionabilidad la monumental sede de la calle 51 con carrera 41 convertida desde entonces en el gran Icono de la Ciencia y el Saber. Hombres y nombres de estirpe como Evaristo Sourdis, Benjamín Sarta, Juan B. Fernández Ortega, Aquiles Escalante, Néstor Madrid Malo, Leonelo Marthe Zapata, Álvaro Cepeda Samudio, Juan Eugenio Cañavera, Rafael Cotes, Humberto Perea, Caimán Sánchez, Toño Rada, Marcos Coll, Juan Illera Palacio, Tomás Barraza, José Antequera, José Name Terán, Luís Felipe Palencia Caratt, Rafael Campo Miranda  y el maestro Chelo De Castro, entre otros tantos, transitaron en los sagrados claustros del Codeba y dejaron imborrables huellas en la historia de esta institución para bien de la ciudad, el departamento y la nación.

Por lo pronto y sin desmayo alguno, la comunidad codebista, encabezada por Asocodeba se mantiene expectante y vigilante en cada proceso de restauración.

Grupo de excodebistas de distintas promociones que cada jueves se reúnen para reeditar historias y recuerdos de la institución.

Exaltaciones

En estos días se desarrollan actividades conmemorativas a los 111 años de la fundación del colegio. Tertulias y foros sobre el génesis, sedes, desarrollo y hechos connotados forman parte del programa que se extenderá hasta más allá del 20 de Julio.

El miércoles de esta semana se realizó en el Teatrino de la sede de la 68 con presencia de especialistas en cada temática y con nutrida participación de estudiantes, docentes y excodebistas un foro sobre temas históricos, personajes y hechos que demarcaron parte del recorrido del colegio. Para este viernes en horas de la mañana está programada una jornada que arrancará con una eucaristía a las 8 am. Luego presentación de grupos folclóricos y danzas con participación del Colegio Marcos Fidel Suárez y la Escuela Distrital de Arte-EDA-. A las 10 am, se exaltarán  a excodebistas destacados como Chelo De Castro, Rafael Campo Miranda, el sacerdote Hermes Lotario, Julián Escamilla  y otros. Todo esto bajo el marco musical de la orquesta del Codeba. El viernes en la tarde-noche se realizará la velada o serenata musical y brindis por los 111 años del colegio.

El rector Severo Ramirez y panelistas en el foro sobre la historia y recorrido del Codeba. Personajes y apuntes referentes a los 111 años de la institución.

El cierre festivo se cumplirá el día sábado 20 de julio con el baile organizado por Asocodeba y que como en los últimos años se realizara en el Centro de Convenciones de Combarranquilla Norte a partir de las 8 de la noche donde se concentrará la familia codebista y se entregarán distinciones y diplomas a los Bachilleres Dorados que este año corresponde a la promoción de 1969.

 

Comentarios