Inscripciones abiertas!
7:00 am. Viernes 08 de Noviembre de 2019
Opinión
7:00 am. Viernes 08 de Noviembre de 2019

Siendo director de  Coldeportes Atlántico, por allá en 1978, si mal no recuerdo, Helmuth Bellingrodt en una decisión que sorprendió a todos anunciaba que el Departamento del Atlántico no asistiría a los Juegos Nacionales de ese año. El motivo: la falta de recursos económicos que no había permitido una preparación adecuada y de hecho sin posibilidades de figurar en sitiales como tradicionalmente le correspondía.

Aquel anuncio finalmente no se cumpliría y el departamento acudiría a la cita aunque con resultados poco halagadores como estaba previsto. Bellingrodt había dicho que se hacía necesario en “cierre de fronteras” para el departamento por lo menos durante los próximos cuatro años, tiempo en el que los deportistas nuestros deberían prepararse con todo rigor como demanda la competencia de dichos juegos.

Y en los siguientes Juegos Nacionales hubo razones como para decidir la no asistencia. Pero la tradición histórica, el prestigio y la calidad de los atletas atlanticenses hacía casi que obligada la participación en las justas deportivas. 

Para esta ocasión (2019) en la competencia de Cartagena también hubo el amago de la no asistencia. Recuerdo que en el mes de marzo la dirigencia deportiva del Atlántico anunciaba la no participación en los Juegos de la capital heroica proyectada para este mes de noviembre. “Sería un golpe bajo al deporte del Atlántico” titulamos en una crónica publicada entonces en zonacero.com en la que resaltábamos qué Inaudito resultaría la no asistencia del departamento del Atlántico a los Juegos Nacionales de Bolívar bajo el argumento de no haber dinero para el envío de la delegación. Inaudito porque a estas alturas y después de tanta inversión adelantada por la administración distrital principalmente, en un descomunal gasto de financiación para los Juegos Centroamericanos y del Caribe, lo menos que se esperaba es que el deporte y los deportistas nuestros no estuvieran en inmejorables condiciones para competir nacionalmente.

Todo el esfuerzo de la administración del Alcalde Alex Char no solo convocando la atención del gobierno central, sino logrando lo que muchos otros nunca antes habían podido obtener para construcción y remodelación de los escenarios y la preparación de los deportistas no podía echarse al cesto de la basura. Nos hizo pensar, que por fin, Barranquilla y el departamento del Atlántico lograban colocarse a la par de otras regiones como Antioquia, Cundinamarca, Valle del Cauca, Boyacá y Santander cuyos rubros presupuestales en cada año superan los 25 mil, 35 mil y hasta cincuenta mil millones de pesos, con un enorme porcentaje destinado precisamente a la preparación de sus atletas a juegos nacionales.

Toda esta alharaca sirvió para que las autoridades gubernamentales se pronunciaran asegurando que sí se tendrían el recurso monetario  para asistir a los Juegos de Cartagena. Ahora, a pocos días de la competencia cartagenera, la Liga de Béisbol declara que nuestro departamento no estará presente en el Deporte Rey porque no hay dinero, no hay implementos de competencia y  de hecho no se ha podido cumplir con una preparación acorde a la exigencia. Este anuncio, de hacerse realidad, será sin duda un durísimo golpe tanto para el Atlántico como para la organización teniendo en cuenta que el béisbol es el tradicional clásico deportivo entre atlanticenses y bolivarenses. Máximo cuando desde Cartagena se asegura la participación con estelares de Grandes Liga encabezados por Giovanny Urshela y Ronald Ramírez en la novena cartagenera.

De no concursar en béisbol, para el Atlántico este sería un golpe seco y que seguramente no será nada bien recibido por Helmuth Bellingrodt quien precisamente fue designado por el Gobernador Verano de La rosa como el Jefe de la delegación atlanticense. El doblemente medallista olímpico colombiano quien recientemente dijo que Atlántico llega con disposición de superar resultados de los pasados juegos, convencidos estamos, no vería con agrado la decisión de ausencia en materia beisbolera.

Preferimos creer que, por muy apremiante que parezca la situación, Atlántico no debería dejar de competir en béisbol aunque Bolívar luzca en mejor ventaja por la conformación de su equipo con los peloteros de la gran carpa. Como reza en el argot beisbolero, ¡sería tanto como dejar al Atlántico con las manillas en la mano..!.

 

Comentarios