Artículo
Artículo
https://www.youtube-nocookie.com/embed/8bHZNkeBSv8?rel=0
Artículo
8:50 am. Miércoles 04 de Mayo de 2016
Jóvenes del sur tienen derecho a la educación superior: Segebre
8:50 am. Miércoles 04 de Mayo de 2016
El exGobernador José Antonio Segebre Berardinelli hace defensa de este proyecto para el sur del Atlántico.

La sede universitaria del sur del Atlántico con sede en Suan no es solamente una edificación en la cual se invirtieron $17 mil millones. Esta infraestructura representa la oportunidad para que 2.750 jóvenes que cada año egresan como bachilleres de las 47 instituciones educativas de 17 municipios de Atlántico, Magdalena y Bolívar, accedan a programas de educación superior pertinentes con la vocación productiva de la zona.

El primer punto que hay que precisar es que no es una nueva universidad. Desde un principio en la administración departamental se planteó como la Sede Universitaria Sur de la Universidad del Atlántico y como tal fueron firmados el 8 de abril de 2015 los contratos de obra e interventoría de la edificación entre el alcalde de Suan Rafael Molinares y Álvaro De León Moreno, representante de la unión temporal Unisur, conformada por las firmas Metrópoli y Construcciones Pubenza. Como testigo me acompañó el entonces rector (e) Rafael Castillo.

Simultáneamente se tramitó el registro calificado de 16 programas como compromiso de la Universidad del Atlántico a través de las alianzas con el sector productivo y el Ministerio de Educación Nacional, como único requisito para la operación de la sede sur, de los cuales a junio del 2015 ya habían sido aprobados 11. Bajo este concepto la Universidad obtuvo 4.080 millones para mejoramiento de calidad de docentes, dotación de laboratorios y talleres, adquisición de recursos bibliográficos, adecuación de espacios de investigación, entre otros.

Tal como lo establece el decreto 1295 de 2010, que reglamenta la ley 1188 de 2008, que dice en su artículo 3: “La extensión de un programa académico es la ampliación de su oferta y desarrollo a un lugar distinto a aquel para el cual fue autorizado, manteniendo la denominación académica, los contenidos curriculares y la organización de las actividades académicas. La extensión de un programa académico requiere registro calificado independiente”. Esta gestión le da vida académica a la infraestructura construida con recursos propios de la Gobernación del Atlántico. 

Ahora, bien, para trasladar estos programas del Ceres a la sede del Sur, se requiere solicitar traslado de domicilio, de acuerdo con el artículo 4 de dicho decreto, trámite que no es de  mayor complejidad porque ya existen los registros calificados correspondientes.

Aparte de estos once programas, en el segundo semestre del 2015 se ofertó el programa de Profesional Universitario en Administración Pública de la Esap, gracias a un convenio suscrito entre esta entidad y la administración departamental, a través del cual la Gobernación aportó 153 millones de pesos; hoy hay 24 estudiantes cursando la carrera profesional y para la segunda cohorte hay una preinscripción a la fecha de 330 aspirantes y siguen abierta el proceso de preinscripción.

La sede sur fue inaugurada el 28 de diciembre del año pasado con la visión de que el primer semestre de este año funcionaran los programas con registro calificado para ser ofertados en Suan. Para esto el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico debía aprobar un acuerdo para adoptar la infraestructura como su sede regional. Esta tarea sigue pendiente pese al acuerdo denominado “Alianza para la desconcentración de la oferta educativa superior: Gobernación del Atlántico – Universidad del Sur”, suscrito el pasado 28 de diciembre con la rectora de la Universidad del Atlántico, Rafaela Vos Obeso, en el cual se comprometió a actuar como coordinadora de la sede. En ese mismo acuerdo, la Gobernación del Atlántico a través de la Secretaría de Educación Departamental se comprometió a apropiar los recursos necesarios para el funcionamiento de la Sede Universitaria durante el 2016.

No está de más recordar la gran demanda de cupos en el sur del Atlántico por los programas que actualmente son impartidos por los Ceres. Para el primer periodo del 2016 hubo 586 aspirantes a los programas de Matemáticas, Procesamiento de alimentos, Biotransformación de residuos orgánicos, Técnica profesional en expresión gráfica arquitectónica y Técnica profesional en procesamiento y calidad nutricional de alimentos, casi que quintuplicando los 120 cupos que actualmente pueden ofertarse en la pequeña infraestructura con la que cuenta el Ceres de Suan. Para el segundo periodo inscripciones no ofertaron dos programas y apenas en una semana fueron 547 aspirantes.

No es que falten recursos para que comiencen a funcionar en firme los programas. Sólo una cifra para tener una dimensión que con voluntad política se pueden lograr cosas importantes para los sectores más necesitados de la sociedad. La Universidad del Atlántico hizo cuatro alianzas estratégicas con el Ministerio de Educación Nacional que aportó recursos por $ 4.080 millones. Una parte de esos recursos será de gran ayuda para que nuestros jóvenes del sur tengan derecho a la educación superior.

 

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo