Artículo
https://www.youtube.com/embed/Y8up9lWB_aE
Artículo
Artículo
Sixto Escobar Ariza, un barranquillero que residía en San Martín.
4:59 pm. Miércoles 13 de Septiembre de 2017
En San Martín “no hay comida, no hay supermercados”: sobreviviente de huracán Irma
4:59 pm. Miércoles 13 de Septiembre de 2017
Llegó este miércoles a su hogar en el municipio de Soledad.

Sixto Escobar Ariza, un barranquillero de 45 años de edad, es un cocinero profesional que llegó a su hogar en el barrio Los Almendros de Soledad, “para no regresar jamás” a la isla de San Martín.

Arribó a la casa de su señora madre casi 24 horas después de que un avión de la Fuerza Aérea Colombiana lo trajera hasta la base aérea de Catam, en Bogotá. Él fue el único costeño de los 25 connacionales repatriados este martes.

Personal de la Cruz Roja lo condujo a la terminal de Transporte de Bogotá y lo embarcó en un bus en el que llegó a Soledad.

Escobar Ariza trabajaba como cocinero en un restaurante de la isla que se llama ABC, Arena Base Café.

De 45 años, Sixto, se fue hace seis meses a la isla a buscar “un mejor futuro” pero la furia de la naturaleza lo hizo regresar. Vivía arrendado en un apartamento con otros amigos de la región, “pero todo quedó destruido”, igual que su sitio de trabajo.

Sin más argumentos para permanecer en San Martín, una vez subió al avión, este cocinero profesional sabía que iba a dejar a atrás “los dólares que me ganaba” por la cercanía con la familia.

El huracán Irma “dejó todo totalmente destrozado” en la madrugada del miércoles 6 de septiembre. En la isla “no hay comida, no hay agua, no hay comunicaciones” afirma Escobar. Recordó que apenas a comienzo de esta semana fue que pudo comunicarse con sus señora madre y fue un mensaje de desconsuelo el que envió “Toca caminar y buscar señal”.

Aún más grave es cómo el vandalismo se apoderó de las calles de San Martín. “Por seguridad no se puede salir después de las 5 de la tarde”, recuerda.

Sin trabajo, sin techo la situación se agrava “porque no hay comida y los supermercados están desocupados”. “Por la supervivencia hay gente que te quita la comida de las manos”, señaló el barranquillero.

 

Te puede interesar