Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/WpCd1p7S6FU
Artículo
https://www.youtube.com/embed/iQUgbDKXq6M
Cabezazo de Ovelar para el empate en Cartagena.
9:37 pm. Domingo 05 de Marzo de 2017
Roberto Ovelar rescató un punto para Junior, que no logra levantar cabeza
9:37 pm. Domingo 05 de Marzo de 2017
Los barranquilleros igualaron 3-3 con el Atlético Huila.

El Junior logró rescatar un empate de manera agónica la noche de este domingo al terminar 3-3 ante el Atlético Huila, en uno de los partidos más discretos de la escuadra barranquillera en los últimos tiempos.

Alberto Gamero tenía una presión enorme en sus hombros. Sumado al tener que tratar de pasar el trago amargo de la reciente eliminación de la Copa Libertadores, tenía que buscar a toda costa un triunfo que le devolviera el aliento a su escuadra en el torneo local.

En sólo 5 minutos Junior pareció mostrar señas de vida, marcando el primer tanto de las acciones. En una combinación de pases, Lewis Ochoa conectó de cabeza para un Robinson Aponzá que entró al área para tocar al centro a Michael Rangel quien no perdonara y de derecha acomodara la bola en las redes.

Michael Rangel, celebrando la apertura del marcador.

Todo parecía indicar que Junior iba a poder liberarse de la maldición de los malos resultados. Sin embargo, la fragilidad de su zaga se iba haciendo notoria conforme avanzaban los minutos.

Junior estuvo cerca de aumentar la ventaja, cuando Roberto Ovelar recogió una pelota en una pésima salida de la visita, para despachar un tiro desde fuera del área y estrellar la esférica contra el paral izquierdo del guardameta.  

Hasta que a los 21 llegaría el empate huilense, por intermedio de Jorge Ramos, quien metió la testa para inflar la valla de Sebastián Viera, quien lució sumamente comprometido en la acción de gol con un salto a destiempo y desubicado.

Junior trataba de que el partido no se escapara y trataba de llevar peligro a la meta de Huila, incluso aprovechándose de los errores groseros de los opitas.

Así, a los 37 minutos, Ochoa se proyectó nuevamente y encaró al portero sacando un remate a las manos de este, quien dio rebote el cual fue recogido por Ochoa nuevamente para mandar el centro y tras una serie de remates, fue mandada al fondo por Jarlan Barrera, para el parcial 2-1.

Jarlan Barrera corre emocionado tras anotar el segundo gol.

Pero la alegría fue pasajera, solo en cuestión de dos minutos, el volante Omar Duarte encontraría espacio suficiente para empalmar un disparo de media distancia que se anidó en el ángulo izquierdo de un Viera que le faltó reacción para contener el tiro, a los 39 de acciones. El resultado estaba 2-2.

Pero a los 42 minutos se terminó de complicar el panorama, cuando se fue expulsado el lateral izquierdo Héctor Quiñones por un agarrón sobre un delantero y al ser el último hombre vio la cartulina roja justo antes del descanso.

Así, con poco en la cancha y con la necesidad de resolver la vulnerabilidad en la defensa, Alberto Gamero se fue al descanso. Allí resolvió sacar de la cancha a Michael Rangel y dar ingreso a Deivy Balanta para tratar de ajustar a la defensa.

El inicio del segundo tiempo pareció halagador, en solo cuatro minutos Ovelar volvió arremeter contra la meta visitante, pero nuevamente su disparo terminó estallando contra el madero.

Pero la pesadilla terminó de caer para Gamero y la hinchada a los 56 minutos. Duarte entró como “Pedro por su casa”, ante una defensa pasmosa y despreocupada, para fusilar sin piedad la portería rojiblanca y poner el contundente 3-2.

En medio de todo, Junior aún tuvo opciones como para llegar a un empate, cuando Ovelar estrelló por tercera vez la pelota contra los postes, al minuto 70, tras un cabezazo en un cobro de tiro de esquina.

Roberto Ovelar, tras anotar el empate.

Sin embargo, cuando todo parecía perdido para la causa de Alberto Gamero, un centro desde la derecha de Édison Toloza fue conectado perfectamente por Ovelar que por fin pudo atinar para introducir la pelota en las redes, cuando el reloj marcaba 87 minutos de partido.

Así, al menos con un punto, Junior logró rescatar algo de una noche que parecía de pesadillas.

Pero con la preocupación de que su nivel tal vez no podría ser más bajo.  Ahora el reto será medirse ante Once Caldas en condición de visitante. Otro partido donde no se vale perder.

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo

Comentarios

Universidad Autónoma del Caribe
Artículo
Universidad Simón Bolívar
Artículo
Universidad de la Costa