Falcao celebra el gol del empate ante el desconcierto del arquero Allison.
5:46 pm. Martes 05 de Septiembre de 2017
Ante Brasil, 'El Tigre’ volvió a rugir para mantener a Colombia en carrera a Rusia
5:46 pm. Martes 05 de Septiembre de 2017
El máximo goleador en la historia de Colombia, marcó para el 1-1 definitivo.

La Selección Colombia empató este martes en el duelo de eliminatorias mundialistas ante la escuadra de Brasil, en el estadio Metropolitano. Un compromiso marcado por la expectativa y el ánimo de la afición que impulsó el empate 1-1 final, con un gol de Falcao y otro de William, por los brasileños.

El estadio Metropolitano tiene una carga de magia que solo se puede apreciar a su perfección en los partidos marcados por la historia. En esta oportunidad fue la increíble afición la que puso el toque excepcional a un partido que se manejó con cuidado hasta el final.    

Ya en la cancha, luego del primer cuarto de hora del compromiso, quedó claro cuál sería el mapa del partido, al menos hasta que se llegara al meridiano de la primera etapa. Por una parte, una Colombia local con la pelota y la intención y por otro lado un Brasil jugando en tres cuartos de campo, sin recostarse en su arco para tener la oportunidad de aprovechar cualquier descuido.

A los 17 minutos llegaría el primer acercamiento de Colombia, con un tiro potente de Juan Guillermo Cuadrado de media distancia, recostado por la izquierda. El volante no había lucido mucho en sus primeras apariciones, pero con esto mostró algún destello de sus características.

Con esta acción y empujado por el fervor de un público que no expresó nunca temor o desconfianza por los suyos, la escuadra nacional volvió a arremeter dos minutos más adelante por intermedio de la misma fórmula. A los 19, Edwin Cardona, otro discreto del primer tiempo, intentó de media distancia y su tiro salió por un costado, en un jugada que arrancó Falcao García por la mitad del terreno de juego.

Colombia no lograba acercarse con contundencia, pero sí mantenía a raya a Brasil gracias a una defensa despierta y siempre pendiente de anticipar en las pelotas que constantemente dividían los brasileños, buscando el error.

En ese libreto, James Rodríguez logró armar una desde el mediocampo, robando la pelota y conectando con Cardona, quien hizo una trenza con el cucuteño que logró ganar la espalda a un defensor y sacar un remate de zurda bastante débil que controló el portero Allyson. Era la más clara y fue desaprovechada a los 22 minutos.  

La fuerte temperatura obligó a la suspensión momentánea de las acciones para hidratación a la altura de los 25 minutos. Ese refresco era lo que le hacía falta a los brasileños y en especial a Neymar, quien tras el aire comenzó a hacer su trabajo.

A los 27 minutos, Neymar gambeteó al mediocampo colombiano y sirvió una pelota al atacante Firmino quien disparó en el área para impulsar la reacción salvadora de David Ospina.
Colombia ripostó con una salida de Frank Fabra por la banda izquierda a los 32, generando peligro en el arco contrario. Sin embargo, en el contragolpe de esa jugada, Neymar se llevó en la banda a Santiago Arias y se metió en el área para mandar la pelota por fuera ante el achique de Ospina.

Pero cuando parecía que la primera etapa, interrumpida por un perro que se coló al campo de juego, se iba a terminar sin goles en el marcador, a los 45 minutos apareció el pestañeo que tanto esperó Brasil.

Un mal rechazo de la zaga de Colombia en un tiro de esquina quedó flotando en el borde del área, donde Neymar recogió la bola para asistir de tacón a su compañero Willian, quien venía entrando de frente y acomodó un violento zapatazo que dejó sin posibilidad alguna a Ospina. 1-0 y  sin posibilidad de reacción para el elenco nacional pues con eso concluyó el primer tiempo.

Colombia se fue tocada al camerino, pero abrazada por un estadio que tras el gol se puso al ‘pie del cañón’ para levantar la moral a los jugadores. Ya en el camerino, Pékerman decidió meter mano al asunto: mandó al campo a Yimmi Chará por el discreto Juan Guillermo Cuadrado.

La entrada de Chará brindó otros ingredientes al cuadro colombiano. Una movilidad distinta y un rostro que siempre se ofreció para recibir la pelota. Además, James se recostó más por esa banda y comenzó a alimentar a Arias. Esa sería la clave del empate.

James tiró de la marca de los brasileños para crear el espacio al lateral, Arias pasó al fondo y el primero lo asistió. El marcador ganó la línea de fondo y tiró un centro bien medido al corazón del área, donde Falcao agrandó su leyenda goleadora con un cabezazo en palomita.

Un gol que hizo estremecer al Metropolitano hasta sus bases. Era el ídolo que marcaba su primer tanto en esta eliminatoria y ante el rival más complicado, cuando apenas se marcaban 10 minutos de la segunda etapa.

Colombia no desistiría en sus intenciones, quería dar el gran golpe de autoridad de la eliminatoria. Tanto James como Falcao, sus grandes referentes, daban instrucciones a sus compañeros: concentración y ánimo eran las claves para lograr el objetivo.

A los 25 del complemento, Pékerman decidió jugar a todo o el nada. Sacó del campo a Cardona para dar paso al dueño de la casa, el barranquillero Teófilo Gutiérrez. Había ‘Cha-Teo’ en la cancha como lo pedían los hinchas.

Pero  a los 39 la cosa se complicó un poco más para Colombia. Además de soportar los embates del recién ingresado Gabriel Jesús y la picardía inagotable de Neymar, debió mandar al campo de juego a William Tesillo por Fabra, quien se retiró lesionado.

Los minutos finales se jugaron con la paciencia y el cuidado de quien no quiere arriesgar lo conseguido. Colombia intentaba sostener la pelota y sabía que un punto no era mal negocio ante la súper poderosa Brasil. De otro lado, la visita tampoco encontraba despreciable el empate y más bien se guardó esperando una oportunidad.  

Finalmente, tras manejar las condiciones del partido con calma y firmar un partido interesante, Colombia empató ante el máximo candidato a ser el próximo campeón mundial, en un duelo que será para el recuerdo de la afición.

Así, los brasileños sumaron 37 puntos y se mantienen sin ningún problema en la primera casilla. De otro lado los colombianos aumentaron su cuenta a 27 unidades. Ahora, la tricolor deberá definir su futuro en las últimas dos jornadas de la eliminatoria, el 5 y 10 de octubre, donde recibirá a Paraguay en casa y cerrará su aventura como visitante en Perú.

 

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo
Universidad Autónoma del Caribe
Artículo
Artículo
Universidad Simón Bolívar
Artículo
https://www.youtube.com/embed/1UXgJqsh3dQ
Ponte el casco usa la cabeza.gif