Unimetro
Unimetro
Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/JGIgfbNJBYc
Artículo
Camilo cuenta su historia como paciente de VIH.
4:44 pm. Martes 30 de Noviembre de 2021
Testimonios de pacientes que confirman que VIH y muerte no son sinónimos
4:44 pm. Martes 30 de Noviembre de 2021
https://www.youtube.com/embed/AhmBCdl5T40?rel=0
Con ocasión del Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre.

Tres usuarios de Coosalud diagnosticados con VIH cuentan sus testimonios con ocasión del Día Mundial de la Lucha contra el VIH/Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre.

Para ellos, la adherencia a los tratamientos es clave para garantizar la supervivencia y calidad de vida.

La forma en la que Gabriel* se enteró de que estaba contagiado de VIH parece sacada de un programa de televisión –literamente–. Fue hace 30 años, cuando la epidemia apenas tenía alrededor de una década de haber aparecido en el mundo. Para entonces, residía en Medellín. “Estaba viendo un noticiero y entrevistaron a una persona que había sido mi pareja dos años atrás en Bogotá, y esa persona vivía con el virus, era miembro de una fundación”, relata.

Por esa razón, decidió hacerse una prueba que, como era de esperarse, salió positiva. “Fue un choque tremendo, un golpe tenaz, sobre todo porque, en esa época, salir infectado era sinónimo de muerte. Mi pareja de ese momento se dio cuenta de mi reacción y yo le conté la situación. Esa persona se hizo el examen y salió negativa, pero la relación se fue deteriorando poco a poco hasta que se acabó”.

El diagnóstico para Camilo* llegó cuando tenía 17 años. “Mi mamá se había ido del país dos años antes, en busca de un mejor futuro para mí y para mi hermano, futuro que nunca vimos, porque ella se dedicó a vivir su vida por allá y no volvimos a sentir su apoyo”.

Fue por ello que el joven –según relata– se vio obligado a abandonar el colegio, pues no contaba con ningún soporte económico. A sus 16, conoció a una persona que comenzó a ayudarlo en sus necesidades y, aunque le duplicaba la edad, pues tenía 35, se sintió tan respaldado que –asegura– se enamoró.

Camilo sintió que algo andaba mal cuando empezaron a salirle heridas en la piel, por lo que solicitó asistencia médica y fue ahí donde le detectaron sífilis reactiva. Por eso, le ordenaron otros exámenes, entre ellos, la prueba de VIH.

“Yo sabía lo negativo de tener relaciones sexuales sin preservativos, sin cuidarse, pero digamos que a esa edad yo era una persona, de verdad, bastante vulnerable, pero bueno, no puedo tampoco hacerme la víctima porque, igual, yo sabía lo que había detrás de…”, reconoce.

A Gloria, por su parte, el virus la tomó por sorpresa. En 2006, su primer esposo falleció de manera repentina y los médicos, en vista de que no encontraban la causa de su deceso, resolvieron practicarle la prueba de VIH, que salió positiva.

Un test para ella confirmó que estaba infectada. Por fortuna, el de su hija fue negativo. “Me dieron tres meses de vida, y yo me devasté, me dije: 'No voy a vivir más, esta es una enfermedad que va a acabar conmigo'…”

“Yo quería sacarlo (a su exesposo) del cajón y reclamarle que por qué lo había hecho, que por qué no había pensado en su hija y en mí. Tuve tanto estrés, todos los días lloraba, pensaba que ya al día siguiente me iba a morir, que iba a amanecer muerta”, cuenta.

Segundas oportunidades

Tras ser diagnosticado, Gabriel retornó a Santa Marta, su ciudad natal, y comenzó a investigar acerca del VIH, virus con el que se han contagiado casi 80 millones de personas en el mundo desde el inicio de la epidemia, de acuerdo con Onusida. Este ataca el sistema inmunitario e interfiere con la capacidad del cuerpo de combatir infecciones. Si no se trata a tiempo, puede causar sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida), una enfermedad que ha cobrado la vida de alrededor 36,3 millones individuos a nivel mundial durante este periodo de 40 años de pandemia, según el mismo organismo.

En ese proceso de conocimiento y aceptación, Gabriel contó con el apoyo de su madre, que era enfermera de profesión. “Buscamos asesoría y pues, poco a poco, fui resolviendo todos esos bajones que traía ese diagnóstico”, explica.

Se vinculó a una organización de personas viviendo con VIH, de la que se convirtió en líder. Fue a partir de ahí que se despertó su vocación latente de ayudar a los demás. Creó una fundación para trabajar por la población LGTBI y, en particular, por cualquier persona con el virus. “Vengo trabajando en el tema desde hace muchos años. Acá al (departamento de) Magdalena llegó un proyecto del Fondo Mundial llamado VIH, Malaria y Tuberculosis, y me escogieron para liderarlo. Ahí duré dos años y pude capacitarme como técnico en salud sexual y reproductiva”, comenta.

Durante la primera semana tras conocer que estaba infectado, Camilo recuerda sentirse tranquilo, sereno. “Era como: «bueno, ya lo tengo, ya no puedo hacer nada». Pero la segunda semana sí fue terrible, caí en una crisis emocional fatal”.

En una amiga suya, una mujer a quien considera su segunda mamá y a quien describe como un ángel en su vida, Camilo encontró la motivación y la fortaleza para afrontar su situación.
Más tarde, se le presentó la oportunidad de estudiar cocina, incluso antes de terminar su bachillerato.

“Yo vivía en (el barrio) El Nazareno y estudiaba en El Pozón y me iba y venía a pie todos los días. Pese a la distancia, podían más mis ganas de salir adelante”.

Gloria no tiene presente desde hace cuántos años el VIH vive en su organismo, trata de no pensar en ello. “Afortunadamente, siempre se me ha mantenido indetectable y he disfrutado de buena salud, es más, me volví a casar y tuve otra niña. Mi pareja es negativa y ella también es negativa”.

Camilo, Gloria y Gabriel forman parte de los 8.108 usuarios de Coosalud EPS a nivel nacional que, a la fecha, son atendidos en la cohorte de VIH. El porcentaje de cumplimiento delos pacientes de las actividades relacionadas con su atención es de93,6%.

Y es que, si bien, aún no existe una cura para el VIH/sida, ni una vacuna para prevenirlos, las acciones de adherencia al tratamiento es clave para garantizar una vida saludable, según coinciden los mismos protagonistas.

“Hoy en día el VIH es una enfermedad que se puede manejar perfectamente, después que tengas tu tratamiento y lleves una vida organizada, una vida muy sana”, recalca Gabriel, quien es vocero departamental en la red de personas viviendo y conviviendo con VIH a nivel nacional y que continúa trabajando duro por esta población.

Camilo hoy tiene 27 años y labora como chef ejecutivo de un gastrobar en el norte de La Heroica, mientras que Gloria goza de una vida familiar tranquila junto a su esposo y sus dos hijas, de 16 y 11 años.

‘Si da negativo es positivo’

Con ocasión del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, que se conmemora cada 1 de diciembre, Coosalud lanzó una campaña nacional denominada ‘Si da negativo es positivo’, para hacer eco acerca de la importancia de la detección temprana del virus para, de esta manera, mejorar los pronósticos y calidad de vida.

La estrategia es también una oportunidad para mostrar apoyo a las personas que viven con VIH y rechazar la estigmatización hacia esta población.

Te puede interesar

Artículo
Artículo