Unimetro
Unimetro
10:50 am. Domingo 25 de Julio de 2021
Opinión
10:50 am. Domingo 25 de Julio de 2021

Hasta mí llegó el libro Vocabulario sucinto de lógica formal, Temático y del uso, escrito por el profesor Nelson Barros Cantillo. La edición revisada de la obra la supervisó el filósofo uniatlanticense Numas Armando Gil Olivera.

El libro salió este año, 2021, bajo el sello Uniediciones, y en el marco de las actividades del grupo de investigación Cronotopías, de la Universidad del Atlántico.

El escrito es mucho más que un simple diccionario de términos empleados en la lógica. Trae también abundante información filosófica que sirve para ampliar la compresión del vocabulario, datos tratados en el plano del desarrollo histórico de la filosofía y, más específicamente, de la propia lógica.

Los recursos conceptuales aportados por la lógica son imprescindibles para pensar adecuadamente en cualquier campo, no solo en la filosofía o en la ciencia. El profesor Barros sostiene que el gusto por la lógica implica el amor a la filosofía.

La falta de orientación lógica en el campo del pensamiento lleva, parafraseando a Nietzsche, a perderle el gusto al raciocinio, concibiéndolo solo como una fatiga y nunca como una fiesta o como una embriaguez.

Aristóteles

La lógica a la que se refiere el autor en su Vocabulario sucinto“es la lógica del pensamiento, la lógica del raciocinio, la lógica de las cosas pensadas, la de las proposiciones deducibles, la de las inferencias probáticas, la lógica, en suma, de lo verdadero y de lo falso en su dimensión formal” (p. 16).

Es decir, de lo que se trata es de discernir sobre los fundamentos lógicos del pensar, fenómeno independiente de las cosas reales, aunque ellos sean útiles para comprender lo externo al raciocinio propiamente dicho. Esta es una de las grandes motivaciones intelectuales que llevaron al autor a producir este libro.

El colega Nelson Barros Cantillo se ha distinguido, entre los filósofos locales, por encarar ese difícil campo de la lógica formal con mucha solvencia y dedicación. Podría decirse que su obra es una especie de remate a una labor que, por décadas, le ha permitido cosechar muchos frutos intelectuales.

La lógica está presente hoy no solo en los pensadores, sino en cosas tan concretas como la inteligencia artificial. Pensar lógicamente, en el sentido propuesto por el colega Barros Cantillo, es una necesidad para todos.

Casualmente, la ausencia de los fundamentos lógicos mínimos en las personas es una de las principales causas que provocan la barbarización de las redes sociales y los medios de comunicación.

La obra entregada ahora por el profesor Barros Cantillo podría ser una herramienta útil para abandonar ese campo minado, y para acceder al terreno del pensar profundo y lógico, en beneficio de todos. Ojalá que así sea.

Comentarios