Unimetro
4:01 pm. Miércoles 23 de Noviembre de 2022
Opinión
4:01 pm. Miércoles 23 de Noviembre de 2022

Es la investigación en Filosofía Política que realizó el profesor Juan Antonio Pabón Arrieta para obtener el título de doctorado en la Universidad del Zulia (Venezuela) y fue publicado por: J.B. Bosch Editora. Barcelona. Febrero 2019.

A Juan Pabó, lo conozco desde la década de los años 70 del siglo pasado y donde tenía que conocerlo: en un auditorio del Colegio Nacional José Eusebio Caro de Barranquilla, que los estudiantes por encima de las directiva, habían improvisado para reunir a los dirigentes estudiantiles de los colegios oficiales de la época como Carlos Meisel, Bachillerato de las Nieves, Marco Fidel Suárez, Inem, Barranquilla para varones, Nacional de Comercio, Pestalozzi, y se arrimaba el bachillerato de la Universidad Libre, para realizar el “análisis concreto de la sociedad concreta” y tomar una posición unificada y solidaria sobre las políticas educativas y el apoyo al movimiento reivindicativo del campesinado colombiano sobre la recuperación de la tierra en manos de los grandes terratenientes y la consigna central era “La tierra para quien la trabaja”.

Nos hicimos bachiller. Él estudió la carrera de derecho en la U.del Atlántico y yo filosofía en la U.Nal. de Bogotá.

Juan se transformó en un gran abogado litigante prestigioso. De vez en cuando me lo tropezaba En “El Rincón del Filósofo" de la Librería Nacional del centro de Bogotá, donde diariamente nos reuníamos con el Maestro Rafael Carrillo, Rubén Jaramillo Vélez, Hernán Ortiz Rivas y Luis Villar Borda.

Pabón Arrieta para esa época realizaba una Especialización en Derecho Público en la Universidad del Rosario y llegaba con el expresidente del “Consejo de Estado”, el carmero Juan de Dios Montes Hernández a compartir el tinto con el maestro Carrillo.

Se metió de cabeza en su litigio y en la mayoría de los casos jurídicos, los ganaba con mucha ventaja ante sus contrincantes.

Cuando regresé a Barranquilla a dirigir el Instituto de filosofía Julio Enrique Blanco de la U. Del Atlántico, la carrera de filosofía comenzó a adquirir su “Sapere Aude”, en la rectoría del profesor Enrique Mesa, que han calificado su administración como una “época de oro” de la Universidad del Atlántico.

Libro La democracia en América Latina

Porque ahí nació la cátedra Julio Enrique Blanco y sagradamente nos encontrábamos los sábados en la mañana en el Teatro de Bellas Artes, con pensadores cómo:

Ramón Valls Plana, traductor de Hegel del alemán al castellano como el texto Enciclopedia de las Ciencias Filosóficas y que tuvimos la fortuna de presentarlo ante los estudiantes. También nos visitó el estudioso e investigador Manuel Reyes Mate Ruper, primer filósofo investigador que reflexiona sobre Las víctimas, La memoria Anagnética y los victimarios cómo los asesinos de la ETA.

Nos visitaron también nuestros filósofos nacionales como Darío Botero Uribe, Guillermo Hoyos Vásquez, Rubén Sierra Mejía, Carlos Bernardo Gutiérrez, Rubén Jaramillo Vélez, Víctor Florián, Ramón Pérez Mantilla, Aurelio Díaz, Hernán Ortíz, Adolfo León Gómez, Sergio de subiría, Fredy Téllez , Mariun Gein, Regino Martínez Chavans, Fernando Savater que hasta compartió una tertulia filosófica en El Heraldo bajo de la dirección del Dr. Juan B. Fernández R.y por supuesto nuestro amigo Iusfilosofo Luis Villar Borda que vino a presentar la obra Filosofía del Derecho del profesor Arthur Kaufmann, traducida del alemán al castellano para la Universidad Externado de Colombia. Los responsable de hacer la presentación estuvo a cargo de los profesores Juan Pabón Arrieta y del Magistrado Julio Ojito Palma.

La presentación de Juan fue brillante y también me di cuenta que ya había escogido el Camino de Damasco Iusfilosofico que más nunca se ha desprendido de él. Por lo contrario, lo ha profundizado. Tanto es así, que se matriculó para realizar su doctorado en Ciencia Política, cual lo consiguió y de qué manera en la U. Del Zulia de Venezuela.

..…La democracia en América Latina: un modelo en crisis….

El autor comienza su investigación dando los agradecimientos y apoyo incondicional a sus familiares.

Está investigación está compuesta por dos presentaciones. Una introducción y cinco capítulos; dónde el quinto

Sirve de conclusión. Y por supuesto la referencia bibliográfica.

Desde el punto de vista formal:

La investigación contiene una carátula Kandiskiana, es decir, está formada por una matriz de rectángulos, trapecios y triángulos escalenos. Esa matriz hace recordar a la “Alegoría de la Caverna” de Platón con la diferencia que acá los habitantes cuentan con una llave maestra que solamente la tienen algunas personas ubicadas en su cerebro de un color verde esperanza, rodeado de otro color negro inmenso, grises, azules, rojo pálido que demuestran una decadencia infinita.

En el norte del texto figura el nombre en letras negras pálidas y más abajo el nombre completo del autor en letras jipatas que dan que pensar.

 Y en el sur de el texto debajo del trapecio de color negro, la marca de la Editorial J.B.Bosch Editor.

En la contra carátula figura el resumen de la investigación en español y en inglés. Y en el sur del texto figura nuevamente la firma que publicó el libro y un poco a la derecha el I.S.B.N y el código de barra, que indican que el texto es legítimo. Es el número como un registro civil del texto.

En el lomo del texto de izquierda a derecha; la marca de nuevo de la editorial. El nombre de la obra y en la extrema derecha el del autor, encima del color negro

……Por el lado del contenido de la investigación, el Letrado de las Cortes de Aragón y profesor de Derecho Constitucional José Tudela Aranda, argumenta en “Democracia y de un Ciudadano libre”:

“La afirmación de la crisis del sistema democrático se sustenta en la identificación de una serie de síntomas que se repiten. Debilidad de lo publicó, generalización de la corrupción, y deslegitimación de los partidos políticos, erosión de las instituciones…los ciudadanos han perdido la fe en su funcionalidad y alejamiento de los valores que le son inherentes, los cantos autoritarios y populistas de aquí y de allí, dónde los ciudadanos ponen en sus mensajes proponiendo fórmulas milagrosas para resolver los más graves problemas…Juan es un hombre bueno como diría Machado….”.(págs.15-19).

Por su parte el profesor Alfredo Ramírez Nardíz de Derecho Constitucional, en presentación: De Griegos y Liberales, argumenta:

“…Leer a los griegos es una invitación a dejarse hipnotizar por el tan luminoso como al tiempo tenebroso Platón, caminar a su lado por las callejuelas de Atenas en los diálogos, hundirse en las líneas de la República para emerger a la física realidad de la mano de su discípulo Aristóteles, enamorarse de la Ética al joven Nicómaco…(pag.2).

El profesor Alfredo sigue argumentando que Juan Pabón es un maestro que te muestra un ejemplo el de aquel que nunca deja de leer. Y a Juan desde que lo conozco nunca ha dejado de leer. Tanto es así, que en su época de militancia política estudiantil lo hacía en el grupo revolucionario Comité de Trabajo Socialista y este Comité lo castigó durante un semestre prohibiéndole leer un libro más.

Perdía mucho tiempo.

Juan Pabón abandonó la secta política socialista y se alineó al lado de los compañeros de la época Fernando José Pérez Leiva - quien se suicidó cuando cursaba segundo semestre de filosofía en la Universidad Nacional de Colombia- y el joven Manuel Ebrat Doncel que militaban en el Grupo Marxista Internacionalista(G.M.I.) de línea francesa que si les exigía leer mucho para poder realizar el análisis y dar el diagnóstico de la sociedad en los debates estudiantiles y tomar posiciones políticas Internacionalista “leer, leer y leer. Tratar de aprender, para la dignidad de los hombres libres”.

El gobierno de las leyes debe derrotar al gobierno de los hombres. Por eso, la política tiene que estar al servicio de los derechos humanos y no a los grupos económicos y de mercado. Se tiene que realizar la separación radical entre los poderes económicos y los políticos, impidiendo que el último sea un instrumento del primero y no de los intereses generales. Juan muy radical en la ley argumenta la importancia de un poder descentralizado con una Corte Constitucional que debe ser la única alta corte de justicia que exista en una república, con el único fin de la existencia y vigencia de una representación política democrática en los Estados Nacionales del continente americano y adaptarse en las constituciones políticas, como un modelo de Estado de Partidos políticos democráticos, partiendo de la base conceptual que la democracia contemporánea, sea una democracia de partidos políticos , y que estos , constituyan el valor y la esencia de la Democracia.

Juan Pabón tremendamente angustiado por la situación deprimente y casi nula para la democracia por nuestros partidos tradicionales, plantea; otro requerimiento y es que constitucionalmente se normativice la democratización interna de los partidos políticos y se elimine la posibilidad que en el seno de las instituciones democráticas se alimente la destrucción de la democracia y se impongan regímenes totalitarios y se retorne al espíritu tribal y de sociedades cerradas.

La democratización de la política y la presencia omnipotente de la figura del jefe o caudillo que es la semilla en que se inocula el veneno del totalitarismo.

Se requiere también, un poder y un sistema electoral, independiente y con un mecanismo electoral que garantice la representación política proporcional y pluralista y por lo tanto, lo óptimo es constitucionalista el sistema de elección proporcional.

Cómo vemos el profesor Juan Pabón Arrieta, es un demócrata garantista, alumno predilecto del pensador Italiano Luiyi Ferralloli. Sus argumentos democráticos lo demuestran; y en su bibliografía de consulta es el más citado en todo su trabajo de investigación, con 14 citas de 14 textos diferentes del pensador garantista.

Y para profundizar más Iusfilosoficamente, recurre a los textos Iusfilosoficos de otro filósofo político italiano el Maestro de maestros Norberto Bobbio con 12 citaciones sin repetir ninguna. Es una virtud que le da una profundidad democrática al trabajo investigativo del profesor Pabón.

Noto en la lectura desde el punto de vista del contenido de la investigación doctoral que Juan estudió a la cuna de la democracia con un solo ojo; con el izquierdo de Aristóteles solo lo cita una sola vez; y es en La política. De Platón el estudioso y pensador de la República, de la democracia y de El Político en ese siglo griego que resalta el profesor Alfredo, el de Pericles, el del siglo V antes de nuestra era; lo hace desde los ojos de Popper al estudiar dos obras: Después de la sociedad Abierta, y La sociedad Abierta y sus Enemigos y eso da que pensar.

El profesor Juan Pabón no consultó a las obras de Platón. Craso error. Recuerde profesor que después del pensamiento de Platón en la historia del pensamiento solo se han realizado anotaciones al margen al decir del científico Alfred North Whitehead.

No existe una referencia democrática al Sapere Aude del profesor Kant, ni a La Mayoría de Edad, solo una referencia a la Paz Perpetua. Por eso estoy invitando al investigador que estudie las categorías materialistas de la Revolución Francesa en las Tres Críticas. Sin prejuicios.

Con el único fin de seguir investigando como lo he leído en su último trabajo sobre La Paz Perpetua.

Con esta investigación desde el Caribe colombiano el profesor Juan Pabón Arrieta nos muestra un camino en la intemperie con el único fin, de seguir aportando desde el punto de vista de El Sapere Aude que hay que arriesgar Autoconciencia para que se le reconozca y nos grite a boca llena como en las marchas estudiantiles de los años 70 del siglo pasado “En el abismo está la salvación “.

Comentarios