Unimetro
Unimetro
5:00 am. Viernes 19 de Noviembre de 2021
Opinión
5:00 am. Viernes 19 de Noviembre de 2021

El amor por las canciones de Nelson Pinedo, pero principalmente mi convicción de que ‘El Pollo Barranquillero’ es la figura vocal más trascendente de la música popular de Colombia, en toda la historia, me motivaron a escribir dos libros sobre el inolvidable ‘Pollo Barranquillero’.

El primero en salir a la luz fue ‘Nelson Pinedo, El Almirante del Ritmo’, bajo el sello editorial de La Iguana Ciega, en 2006, con prólogo de Heriberto Fiorillo. A la postre, la revista Piedepágina lo incluiría en la selecta lista de los 50 mejores libros publicados en ese año, en los que fueron ponderados, entre otros, ‘El olvido que seremos’, de Héctor Abad, ‘Melodrama’, de Jorge Franco, y ‘Las orejas del lobo’, de Antonio Ungar.

Semanas después del lanzamiento de ‘Nelson Pinedo, El Almirante del Ritmo’, el veterano cantante de origen rebolero, en diálogo con los locutores Álvaro Barboza y Efraín Peñate Rodríguez, en el programa ‘Boleros de Oro’ de Emisora Atlántico, expresó su complacencia por esa biografía.

“Honor a quien honor lo merece: este libro de Fausto Pérez es lo mejor que se ha escrito de mí desde que estoy vivo”, expresó, emocionado, Nelson Pinedo, vía telefónica desde Caracas, donde residía con su esposa Alba Marino y sus dos hijos Carlos Julio y Rosalba. Más adelante, en el Hotel El Prado, el maestro me dio un efusivo abrazo.

 

Doce años después de la publicación de ‘Nelson Pinedo, El Almirante del Ritmo’, saqué a la luz ‘Yo sí soy de por aquí’, biografía actualizada y mejorada del célebre cantante que brillara con luz propia en el decenio de los 50 con la legendaria agrupación cubana Sonora Matancera. Me honró, con el prólogo, el cronista Alberto Salcedo Ramos.

Antes de que fuera impreso en los talleres de Santa Bárbara Editores, de Alfonso Ávila, el libro había resultado ganador en la segunda fase del Portafolio de Estímulos de la Secretaría de Cultura de Barranquilla, en noviembre de 2017.

“Hay algo muy destacable en Nelson Pinedo –me dice mi corrector de estilo Félix Pizarro-. Es su facilidad de expresión. Poseía un excelente manejo de nuestra lengua: vocalización clara, léxico nutrido, giros poéticos y, sobre todo, coherencia en su discurso”.

¿Por qué un segundo libro sobre Nelson Pinedo?, fue el interrogante que me formularon inmediatamente. Mi respuesta fue invariable:

Nelson Pinedo es una figura pública e icónica de la música popular de Colombia que nos pertenece a todos. Este segundo libro no pretende otra cosa que mantenerlo vigente y visible para que las nuevas generaciones sepan y valoren su legado.

¿En qué se diferencia este libro del primero?, me preguntaron. Tampoco dudo en responder:

Nelson Pinedo con el periodista y escritor Fausto Pérez Villarreal

Aunque la historia es la misma, pues se trata de la vida del mismo personaje, su forma narrada es distinta. Tiene otro tono. Este es otro libro. Comienza con los instantes finales de la vida del personaje y cuenta cómo ocurrió su muerte. Aquí hay varios elementos que no aparecen en el primer tomo.

¿Cuántas veces hablé con Nelson Pinedo? ¿Cómo fue mi relación con él?

Fueron muchas las veces que hablé con Nelson Pinedo desde 1987, cuando lo conocí en persona en la sala de redacción de El Heraldo. A partir de ahí nos vimos y hablamos cada vez que él venía a Barranquilla. También nos comunicamos telefónicamente y a través de coreos electrónicos. Me dio copias de algunas de sus fotografías. “Tienes mi aprobación para que las publiques”, me dijo. Sobre él escribí decenas de artículos en diversas publicaciones de Colombia. Fue muy especial conmigo. Me apreciaba mucho y valoraba mis escritos.

¿Cómo reaccionó Nelson Pinedo cuando se enteró que iba a escribir su biografía?

Se emocionó y me dio libertad absoluta. Eso sí, me advirtió que él no era partidario de las biografías autorizadas. “Ese es un trabajo tuyo, de tu intelecto. Yo no tengo nada que ver con lo que escribas, pero tienes toda mi aprobación. Fájate a investigar y escribir por tu cuenta. Para ayer es tarde”, me dijo. Y a fe que fue coherente con lo que me advirtió, pues cuando fui a Caracas, enviado por el judío Samuel Minski para entrevistarlo, no me recibió en su casa. Le pedí que lo hiciera por el libro, pero me recordó amablemente que lo que yo iba a publicar era una biografía no autorizada. Así mismo, me ratificó su bendición: “Tienes la absoluta libertad para escribir sobre mi obra artística, de mi parte no habrá ningún obstáculo”. Eso sí, Nelson me atendió con cordialidad en la oficina de su representante, ‘El Negro’ Geño Mendoza. Con este texto he querido honrar la memoria de Nelson Pinedo, fallecido hace cinco años, en la madrugada del 27 de octubre de 2016 en Valencia (Venezuela). Ya no está físicamente entre nosotros, pero su obra permanece más viva que nunca.

Coletilla

Recomiendo la entrevista radial realizada por Néstor Emiro Gómez a Nelson Pinedo, a mi juicio el más completo trabajo en audio sobre ‘El Pollo Barranquillero’. Se puede escuchar en Youtube.

Comentarios