Unimetro
Unimetro
9:10 am. Lunes 22 de Noviembre de 2021
Opinión
9:10 am. Lunes 22 de Noviembre de 2021

Chile se despertó hoy muy temprano, el trabajo de los medios informativos da cuenta de ello. Desde la 6 AM, radios, canales de televisión y medios escritos han movilizado sus mejores fuerzas para cubrir la más relevante elección en Chile de los últimos treinta años.

La última semana electoral se abrió con un debate presidencial televisivo desarrollado por la Asociación Nacional de Televisión (ANATEL), que convocó a seis de los siete candidatos presidenciales, ya que de manera inédita en la historia de Chile, tenemos un candidato a la primera magistratura de la nación que se inscribió, realizó su campaña y el cierre, radicado en Estados Unidos. Un interesante meme reflexionaba sobre la posibilidad de que si este candidato, Franco Parisi, resultará electo, ¿qué pasaría? ¿Él se vendría a Chile o nosotros tendríamos que irnos a Estados Unidos? Solo un poco de buen humor.

Como una apreciación general, y compartida en gran medida por los medios informativos,  el gran derrotado del debate fue el pinochetista José Antonio Kast, sus propias referencias a una dictadura “seudo democrática” de Augusto Pinochet y sus cercanos lazos con agentes de los servicios de seguridad que están condenados por más de ochocientos años a presidio por violaciones a los derechos humanos, estuvieron muy presentes en el ataque de sus adversarios. Su discurso simplista, que parecía haberle granjeado saldos positivos, quedó desnudado en el desconocimiento del su programa gobierno y  con actitudes infantiles y sin capacidad de reacción ante las presiones de sus adversarios, en especial del otro candidato de la derecha, Sebastián Sichell. Le pesó llegar al debate arriba en las encuestas.

Por la vereda del frente, en cuanto a su performance en el debate, está Sebastián Sichel, que recuperó carisma y convicciones, fue inteligente para atacar las debilidades de sus contrincantes y apareció sólido e informado. La pregunta es clara, ¿le alcanzará a una semana de la elección para recuperar el sitial que ostentaba al inicio de la carrera presidencial? Hoy dilucidaremos esta interrogante.

El resto de los candidatos, al estilo de los conceptos asociados a la revolución Francesa, “Una Llanura”, no hubo destacados, mantuvieron sus fórmulas y perfiles, aunque aquellos con opciones, como Boric, mucho más cuidadoso; Marcos Enríquez-Ominami,  se planteó desde una altura moral y una mayor experiencia que parece no haber cuajado en el electorado; Yasna Provoste, segura en sus convicciones pero parece no motivar al electorado, ya que carga con la mochila concertacionista que ha sido duramente criticada por el Estallido Social y que, más allá de la personalidad de la candidata, parece no confiar en la agrupación de partidos políticos que la apoyan. Por su parte, el profesor Eduardo Artés se ha dado el gustito de criticar el neoliberalismo, ha identificado a todos sus oponentes, con matices, dentro de dicho modelo, pero sin la preocupación y los cálculos políticos de una candidatura que sólo aspira a ser testimonial.

Siempre la elección presidencial, equivocadamente a mi juicio, ha sido vista como la madre de las elecciones en Chile, en esta oportunidad más que nunca, lo que ha invisibilizado, dramáticamente las elecciones parlamentarias y de consejeros regionales. La historia electoral en Chile se repite.

Durante toda la jornada estaré aportando a esta columna mis impresiones, me haré responsable de lo que hasta el momento he dicho y de lo que pueda ir diciendo a lo largo de la jornada y, me comprometo a un análisis descarnado con mis propias convicciones a la luz de los resultados.

A las seis de la mañana empezaron a registrar, los medios de comunicación, la llegada de los vocales a los locales de votación. Se esperaba que a eso de la ocho AM, las mesas empezaran a estar habilitadas para recibir los primeros sufragios. Punta Arenas, la capital regional más austral de Chile, por diferencia horaria empezaría antes con el proceso. Al mismo tiempo llegaban los escrutinios de las primeras mesas que cerraban en el exterior, Nueva Zelanda, Australia, Corea del Sur e incluso en Rusia los resultados eran favorables a Gabriel Boric, mientras que en China ganaba el pinochetista José Antonio Kast.

El rito electoral, por lo menos en Chile, contempla el proceso de votación de las más importantes figuras políticas del país y de los candidatos presidenciales. El primero fue el presidente Piñera que lo hizo muy temprano, a eso de las 8:15 horas. Durante la mañana lo hicieron Gabriel Boric y Yasna Provoste en regiones, Punta Arenas y Vallenar, respectivamente, por su parte Kast, Sichel, Artés y Enriquez-Ominami lo hacía en diferentes comunas de Santiago. Por primera vez en la historia de Chile un candidato presidencial no emitirá su voto, Franco Parisi no ha resuelto su regreso a Chile y no está habilitado para votar en el exterior. Hubo diferencias entre los presidenciales, aquellos que hicieron la fila para votar como un ciudadano más y aquellos que se la saltaron. Al respecto visiones encontradas, reflexiones entre el valor de respetar al resto de la ciudadanía y  entre el escozor por exponer a los locales y a las fuerzas encargadas de la seguridad a más de algún bochorno. En definitiva, todo se desarrolló en forma normal.

La jornada se ha ido desarrollando de la manera prevista, mucho calor en gran parte de Chile, importante afluencia a los locales de votación que presentan largas filas producto de la acción combinada de un mayor interés de la ciudadanía, como también del tiempo de demora de los ciudadanos en votar, son cuatro votos y dos de ellos con una larga lista de candidatos. Un paneo televiso por los locales de votación demuestra que se cumple la tradición del gran compromiso de los adultos mayores por sus responsabilidades cívicas.

Cinco horas después de iniciado el proceso el 100% de las mesas se encuentran constituidas, con un número superior al 95% a eso de las 11:00 AM, lo que proyecta que a las 19:00 horas deberíamos tener algunas tendencias en la elección para Presidente de la República. Es un voto fácil de revisar y debe ser el primero que se contabilice. Los resultados para las elecciones parlamentarias y las de Consejeros Regionales los tendremos en avanzada hora de la noche.

Con el avance de la tarde las imágenes nos referían el interés de la ciudadanía para participar. Después de las 17:00 horas las largas filas se mantenían en muchos lugares de votación, lo que nos lleva a pensar que el proceso de cierre deberá presentar algún atraso. Al mismo tiempo seguían llegando informaciones de los resultados de chilenos que votan en el exterior. Se repite la tendencia de amplia ventaja para Boric en España, Francia y Alemania, mientras que Kast se imponía en Israel. La votación de los demás candidatos resulta ser bien marginal. ¿Será tendencia el voto en el extranjero? Por lo menos en las elecciones para la Convención Constituyente y para las primarias presidenciales los resultados de las mesas en el extranjero sí la marcaron con respecto a los resultados finales.

Las imágenes de largas filas de personas  esperando en los locales de votación es lo más interesante de estos momentos, son las 18:20 horas y parece que el proceso definitivamente se retrasa. Un llamado a las autoridades del Servicio Electoral en Chile, no tuvieron en cuenta que en la mitad de las regiones se debían emitir 4 votos, se eligieron en muchas partes locales pequeños que, por temas de aforo, deja muchas personas afuera y el eterno problema de no relacionar el voto con el domicilio, lo que obliga a largos desplazamientos al interior de las comunas con los consiguientes problemas de tránsito. En definitiva el sistema diseñado no está preparado para enfrentar el voto de la mayor parte del padrón. Esto debe ser una preocupación para la autoridad ya que recordemos que el plebiscito de salida establece un voto obligatorio.

Los resultados se empiezan a decantar, con el 20% de los votos escrutados se confirma que Kast y Boric pasarían a segunda vuelta, se despeja la duda de quién gana la elección, Kast y se complica la lectura para ver tendencias para la segunda vuelta electoral. Dos cosas a considerar, de mantenerse los resultados, sería la primera vez que dos candidatos que no pertenecen a las coaliciones históricas de derecha y centro izquierda que se han repartido los gobiernos en los últimos 32 años en Chile, pasarían a la segunda vuelta y, en segundo término, ver si en esta segunda vuelta se confirma la tendencia histórica de Chile de que quien gana la primera vuelta se impone en la definitiva elección presidencial.

Para esta segunda vuelta es muy difícil leer la forma en que se organizarían las fuerzas políticas que no pasaron a segunda vuelta, los más complejo de leer es el voto de Franco Parisi que logra un importante arrastre en las regiones del norte de Chile. La capacidad que tengan los comandos para negociar con las cúpulas y para encantar a las bases electorales  será la prueba de fuego para Boric y Kast. ¿De qué manera el perfil conservador y autoritario de Kast puede encontrar apoyo en el discurso antimigratorio del candidato Parisi? ¿Podrá Boric encantar al voto más derechista de la Democracia Cristiana? ¿Cómo votará el ala más liberal de Sebastián Sichel?  Son sólo preguntas que no tendrán respuesta hoy, como muchas más, lo que sí me queda claro es que el debate se entablara, por parte del candidato de la izquierda en la agenda valórica, mientras que  para el ultra derechista Kast, el tema será el orden y la estabilidad. Ahí estarán las claves.

Una mención aparte, parece que los resultados de las encuestas previas estuvieron claros para definir las dos primeras mayorías, pero no fueron capaces de leer el fenómeno Parisi.

Con el 30% las tendencias electorales se mantienen, se podrán estrechar o alargar las diferencias entre las dos primeras mayorías, que sin duda preocupan para la segunda vuelta electoral,  pero no cambiarán para nada el escenario político que se avecina para Chile de aquí a un mes. Recién el 19 de diciembre se resolverá esto, en el que se cerrará el año más electoral de la Historia de Chile que entre primarias, constituyentes, gobernadores regionales, parlamentarios, consejeros regionales y Consejeros Regionales han marcado a fuego el derrotero político en Chile.

Con casi el 80% de las mesas escrutadas la diferencia entre las dos primeras mayorías  es menor al 3% a favor de Kast. Nunca, desde el regreso a la democracia, hemos tenido a los dos candidatos con menos del 30%. Todo se complejiza, más aún con la pésima performance parlamentaria de los partidos de la ex concertación, con lo que la tendencia a la polarización se desplaza también al congreso

Una elección que nos llena de dudas.

Comentarios