Unimetro
Unimetro
Staffan de Mistura,  enviado especial de la ONU para Siria.
11:23 am. Miércoles 22 de Febrero de 2017
Mediador de ONU reconoce que no espera progresos inmediatos en negociaciones sirias
11:23 am. Miércoles 22 de Febrero de 2017
Las negociaciones comienzan este jueves en Ginebra.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura advirtió hoy de que serán numerosos los intentos de hacer descarrilar las negociaciones de paz para Siria que empiezan mañana en Ginebra.

En este sentido, De Mistura alertó de que podrían producirse actos de provocación, acusaciones mutuas y gestos agresivos con los que se intentará que alguna de las partes abandone el proceso negociador.

Las delegaciones de la oposición política y armada de Siria y el Gobierno de Damasco retornarán mañana, jueves, a la sede de la ONU en Ginebra para reanudar las conversaciones que quedaron truncadas el año pasado.

"Reducir cualquier tipo de provocación, por cualquiera de las partes, permitirá que estas conversaciones entre sirios no se vean afectadas por la ruptura que buscarán aquellos que intentan boicotearlas", advirtió De Mistura en rueda de prensa.

A Ginebra han llegado decenas de representantes de medios de prensa de todo el mundo, con la expectativa de que esta nueva ronda de negociaciones ponga fin, de una vez por todas, a una guerra que dura ya seis años, con 400.000 muertos, el éxodo de más de cinco millones de sirios y el desplazamiento forzado de la mitad de la población restante.

De Mistura se dirigió a los periodistas para pedirles que "no se dejen sorprender por las declaraciones retóricas, agresivas o humillantes porque es parte de lo que podemos esperar".

"Tampoco se dejen impresionar con entrevistas en las que unos dicen que unos son malos y ésos dicen que los otros son todavía peores. Nosotros debemos concentrarnos en los temas sustantivos", continuó.

Como el caso más reciente de esos intentos por boicotear los esfuerzos diplomáticos para que la paz retorne a Siria, De Mistura mencionó el ataque este martes contra un convoy que intentaba llevar ayuda humanitaria a la localidad de Al-Waer, en la provincia de Homs.

"Este es el tipo de actos con los que se intenta boicotear el alto el fuego", dijo, en referencia a la tregua que rige en la mayor parte del país -con excepción de combates que se centran en el zona rural de Damasco- desde finales de diciembre.

Ese cese de las hostilidades fue conseguido con la intermediación de Rusia e Irán, que son los principales aliados del régimen sirio; y de Turquía, que ha apoyado de manera significativa a la oposición en los últimos años.

Como muestra de su compromiso con esta nueva ronda de negociaciones, Rusia anunció hoy en un reunión con otros países implicados en el conflicto sirio que ha pedido al Gobierno de Damasco que detenga cualquier operación militar área en las zonas cubiertas por el alto el fuego.

Ello mientras duran las negociaciones de paz, a las que no se ha dado un plazo determinado, aunque De Mistura adelantó que no espera que en los próximos días se alcancen progresos cruciales, sino que ésta sea la primera de varias rondas negociadoras.

Para que los esfuerzos en el terreno militar sean equilibrados, el mediador indicó que los grupos armados deberían hacer un gesto similar y "evitar cualquier tipo de provocación" que pueda llevar al fracaso de las tratativas.

La mayor parte de los participantes en las negociaciones ya se encuentran en Ginebra y algunos llegarán mañana, cuando De Mistura tiene previsto iniciar las consultas diplomáticas con ambas partes.

Lo que aún no está definido es si las negociaciones serán directas -con las delegaciones rivales reunidas en una misma sala- o indirectas, como ocurrió en las tres rondas realizadas el año pasado.

Esto último obligaba a De Mistura a desplazarse de un ambiente a otro para llevar y traer las posiciones de las partes enemigas.

Un diferencia significativa con respecto a las anteriores negociaciones es que la mitad de la delegación opositora estará compuesta por representantes de grupos armados, según adelantó el representante de la ONU.

En el pasado, el Gobierno sirio increpaba a la delegación opositora, compuesta en gran medida por opositores en el exilio, de asumir una representatividad que en realidad no tenía, de desconocer la realidad del país y de carecer de cualquier poder de decisión en el terreno. 
EFE

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
Universidad Simón Bolivar
Triple A