Unimetro
Unimetro
Audiencia contra capturados por homicidio de Eduardo Pinto.
6:15 pm. Sábado 25 de Junio de 2016
"Que lo entrompara como si todo se tratara de un robo para no levantar sospechas"
6:15 pm. Sábado 25 de Junio de 2016
Esto le dijo Jesús Gutiérrez a la Fiscalía en declaraciones voluntarias para colaborar con la justicia con el fin de esclarecer la muerte del Director de Medicina Legal Eduardo Pinto Viloria.

Las declaraciones de Jesús Gutiérrez Arrieta ante el ente acusador con el fin de colaborar con la justicia revelaron que el crimen de Eduardo Pinto Viloria no fue por un robo como se creyó el pasado 4 de mayo de 2016, día en que se cometió el homicidio. 

'Chucho' de manera voluntaria, después de ser capturado por agentes de la Dijín y del CTI de la Fiscalía, accedió a entregar declaraciones donde manifestaba cómo había sido contactado por Johan Enrique Beltrán Ulloque (conductor de la familia Pinto Jassir) para asesinarlo. 

En el interrogatorio le preguntaron ¿Que conocimiento tiene con el homicidio de Eduardo Pinto el día 4 de mayo de 2016? a lo que respondió que había sido contratado para asesinarlo 15 días antes.

"Si, fui contratado por el conductor del vehículo Kia color gris que se llama 'Enrique' el cual está capturado con nosotros. Un vecino del barrio me pone en contacto con él. La primera vez que nos encontramos fue en la carrera 19 con calle 46 cerca a la Murillo, y me manifiesta que tiene un trabajo para acabar con la vida de un hombre, y que pagaría 2 millones 500 mil pesos, que era un 'peo' y fácil de acabar con su vida. Entonces le cobré 3 millones pero me terminó pagando 2 millones 900 mil pesos", dijo el señalado.

El capturado manifestó que 'Enrique' (Beltrán) lo llevó hasta la casa de Pinto Viloria para mostrarle donde vivía.

"Era una casa grande, enrejada, de dos plantas. Me dijo que el señor que tocaba matar anda en un vehículo Kia de placas 070, y hasta me entregó una foto para saber quién era la persona. Me daba direcciones y lugares donde iba a estar para hacerle inteligencia pero no se pudo realizar el trabajo porque había mucho personal", contó.

Después de todo ese tiempo y al no cumplir con lo pactado, la última cita fue a las 8 de la noche del martes 3 de mayo, horas antes de que se consumara el crimen. 

"El 3 de mayo a eso de las 8 de la noche nos encontramos en la Cordialidad entre carreras 21 y 22, donde me manifestó que al día siguiente había una nueva oportunidad para realizar el trabajo porque iba a recoger y a llevar a la esposa al aeropuerto. Él me había adelantado como 1 millón 400, y esa noche me dio 300 mil pesos porque no tenía más dinero y tocaba motivar a los muchachos para cometer el homicidio", manifestó. 

Esa noche acordaron entre ambos que hicieran el trabajo como si se fuera un robo para no levantar sospechas. 

"Que lo entrompara cuando saliera de la vivienda para no levantar sospechas y así todo pareciera un robo. Esa madrugada el taxista y yo fuimos a buscar a 'Ñeco' a Los Olivos, pero el taxi tenía una llanta pinchada, así llegamos hasta El Pueblo, utilizamos un gato hidráulico, sacamos la llanta y la llevamos al llantero frente a la Circunvalar en el barrio La Paz, nos desvaramos al rato y salimos a buscar a 'Ñeco'", relató Chucho.

A las 3 y 11 Enrique los llamó para decirle que ya había llegado a recoger a la esposa de Pinto Viloria. 

"Por el problema de la llanta pinchada nos retrasamos. Después volvió a llamar y me dijo que por donde íbamos que ya se iba. Le dije que íbamos por la Cordialidad con 10 pero era mentira porque estábamos por el puente de la Cordialidad. Me dijo que se dirigía hacia el aeropuerto, que por donde íbamos para que lo interceptáramos en la vía. Le dije que tomara la Cordialidad, nos dio coordenadas por donde iba, hasta que lo encontramos y cerca a una carnicería lo interceptamos", dijo el capturado.

Este detalle de la interceptación del vehículo en la Cordialidad, el día del crimen, tuvo extrañeza, porque si se dirigían hacia el aeropuerto era más fácil coger otra ruta y no toda la Cordialidad.

Los dos hombres se bajaron del taxi y se subieron al vehículo conducido por Beltrán que movilizaba a Dayana Jassir, esposa de Eduardo Pinto.

"La esposa del muerto escuchó todas las llamadas entre mi persona y el conductor que fueron unas 15 o 20 llamadas. Cuando nos subimos no mostró ninguna reacción hacia nosotros y no mostraba ninguna inconfomidad. Llegamos a la vivienda la mujer manifiesta que si estamos seguros de lo que vamos hacer, respondiéndole que no tenía de que preocuparse, que ella ya sabía. Yo le había quitado el celular y me dice que cómo va a llamar a su esposo y me lo pide. "Amor se me quedaron unos papeles, ábreme" le dijo la mujer al muerto. Advierto no tuve ningún contacto con ella y tampoco alguna cita previa", contó Jesús Gutiérrez.

Eduardo salió a la terraza y al ver que nadie salía del carro, abrió el candado. "Ahí fue cuando yo lo interceptó y Ñeco ingresa a la casa con la señora. Ella tuvo un cambio radical, en el carro la veía de manera más tranquila y dentro de la vivienda se puso en un gesto más nerviosa cuando era intimidada. Yo tenía una pistola de fogueo y Ñeco un 38".

En el interior de la vivienda, Ñeco amarró a Eduardo y Jesús subió al segundo piso con la mujer. 

"Ingresamos donde la señora del servicio, me lleva hacia un closet donde había una paca de billetes de 2000 pesos que sumaban 900 mil pesos, que ese era el único dinero que había. Nos íbamos a llevar dos portátiles, seis celulares y cinco relojes, pero el muerto nos dice que un portátil y dos celulares eran de la Fiscalía y poseen un sistema de GPS y en cuestión de minutos podríamos ser ubicados. Solo nos llevamos un portátil, cuatro celulares, los anillos de matrimonio, y los cinco relojes. Ñeco subió con el muerto y se escucharon tres disparos", relató el señalado.

Los dos hombres salieron de la casa y no encontraron el taxi que los iba a recoger. "Salimos hasta la Cordialidad con 18, vimos al taxista y nos fuimos". 

Las cámaras de seguridad muestran que los delincuentes tomaron ruta hacia la Circunvalar.

Chucho indicó que a los tres días del crimen, Beltrán le dejó con un conocido cerca a la Terminal de Transportes 1 millón 200 mil pesos que completaban los 2 millones 900 mil pesos.

"Lo que robamos de la vivienda lo vendimos. Por los relojes nos dieron 200, por los anillos 200, por los portátiles y celulares 900 mil pesos", finalizó Chucho.

Se conoció que entre el corte del 5 de abril al 6 de mayo Johan y Jesús realizaron 101 llamadas telefónicas donde planearon las citas y todo lo relacionado con el crimen del director de Medicina Legal Regional Norte, Eduardo Pinto Viloria.
 

Te puede interesar

Artículo
https://twitter.com/i/videos/1483973997863784450
Universidad Simón Bolivar
Artículo
Corporación Universitaria Americana
Artículo
Triple A
Unilibre