EN VIVO

Vea nuestro noticiero aliado Atlántico en Noticias

Comenzo a transmitir hace 2 horas
El docente Álvaro Díaz, su esposa y su hijo de 20 años. Una hija de 13 años también fue asesinada.
El docente Álvaro Díaz, su esposa y su hijo de 20 años. Una hija de 13 años también fue asesinada.
Foto
Vanguardia

Share:

“A mi hermano lo mataron porque no quiso prestarles más plata"

Mary Díaz contó que el docente Álvaro Díaz también les había dejado una casa para que la vivieran.

La hermana del docente Álvaro Díaz, asesinado en Santander junto a su esposa y sus dos hijos, dijo que la causa de la masacre fue porque su hermano se negó a prestarles más dinero a quienes finalmente les quitaron la vida.

De acuerdo con las autoridades, los miembros de la familia Díaz Acuña fueron torturados, degollados e incinerados por los hombres de nacionalidad venezolana que trabajaban para la finca que el docente tenía en la vereda Las Nubes, zona rural de Landázuri, en Santander.

Mary Díaz, declaró a Blu Radio que su hermano les había prestado 21 millones de pesos y que les había dejado una casa para que se quedaran allí.

 “Cuando mi hermano decidió no prestarles más, entonces ellos decidieron robarlo un dinero que mi hermano había retirado y ellos sabían que lo tenía en la casa y mi hermano no se quiso dejar por las buenas y lo asesinaron”, narró.

Una vez se supo de la masacre que ha rechazado la comunidad vecina, habitantes de la vereda buscaron a los presuntos asesinos para quitarles la vida. Dos de ellos fueron linchados y los otros dos presentan tiros de gracia.

Una quinta persona que relacionan con el hecho fue capturada en las últimas horas. Se trata de alias ‘El negro’ que se había protegido con un sacerdote para evitar que muriera a manos de los vecinos de la familia masacrada.

 “A tres de ellos les había dejado una casa que quedaba al lado de la de él donde ya no estaba porque había construido otra porque no tenían donde vivir”, aseguró la familiar del profesor.

Los cuerpos tanto de las víctimas como de los señalados homicidas permanecen en la sede de Medicina Legal en Bucaramanga.