EN VIVO

Vea nuestro noticiero aliado Atlántico en Noticias

Comenzo a transmitir hace 4 horas
Carlos Hernán Rodríguez, Contralor General.
Carlos Hernán Rodríguez, Contralor General.
Foto
Contraloría

Share:

SAE debe cumplir contrato con Distrito y si encuentra irregularidades, que denuncie: CGR

Mientras avanza indagación preliminar sobre contrato con el Distrito en venta de acciones de la Triple A.

El Contralor General de República, Carlos Hernán Rodríguez, reiteró la apertura de indagación preliminar para determinar si existió o no detrimento patrimonial en la valoración de un porcentaje de las acciones de la empresa Triple A.

El jefe del ente fiscal hizo la afirmación tras conocerse la decisión de la Sociedad de Activos Especiales S.A.S. -SAE- de tomarse la junta directiva de la Triple A y desconocer los acuerdos pactados con el Distrito de Barranquilla para la compra de las acciones que la ciudad había perdido en dicha empresa.

“No es la Contraloría la que debe indicarle al Gobierno Nacional si cumple o incumple una obligación que se contrajo. Si el Gobierno y de manera especial la SAE considera que se ha cometido algún tipo de irregularidad desde el punto de vista disciplinario, debe colocarlo en conocimiento de la Procuraduría. Si considera que se ha realizado algún tipo de actitud dolosa, debe colocarlo en conocimiento de la Fiscalía. Pero no es la Contraloría la que excediéndose tenga la facultad para decirle que incumple con un contrato que ya se encuentra firmado y en ejecución”, expresó.

Por ello, puntualizó, “la Contraloría tendrá que determinar si existió detrimento patrimonial al momento de la valoración de las acciones e iniciar la acción fiscal efectiva tendiente a recuperar el patrimonio público”.

Por lo pronto, ante su decisión de hoy, la SAE debe cumplir con el contrato que suscribió con el Distrito de Barranquilla o se expone a las cláusulas penales establecidas en dicho contrato sobre la venta de las acciones de la Triple A, que equivalen al pago de $59.000 millones.

Además de exponerse a los perjuicios causados por incumplir un contrato con el Distrito por el cual ya se han pagado 300 mil millones de pesos.