Unimetro
Artículo
Artículo
La creciente y cuestionada 'Isla Pechuga'.
12:10 am. Martes 15 de Febrero de 2022
¡Increíble! Cormagdalena descartó dragado en zona de giro donde se formó ‘Isla Pechuga’
12:10 am. Martes 15 de Febrero de 2022
En la multimillonaria contratación que le adjudicó al consorcio chino por considerarlo “no necesario” en el sector.

La formación de la ‘Isla Pechuga’, en pleno río Magdalena y frente a la Sociedad Portuaria Regional de Barranquilla, en zona próxima al Puente Pumarejo, estaba más que advertida no solamente a Cormagdalena sino también a Findeter como ‘brazo derecho’ de la primera en el multimillonario proceso de contratación del dragado que le fue adjudicado al Consorcio Dragado Canal de Barranquilla 2021-2022, integrado por las firmas CCCC Shanghai Dredging Co, LTD (con 70% de participación) e Ingecon S.A. (30%).

Dicha contratación se hizo por parte del Patrimonio Autónomo Findeter - Cormagdalena por un valor de 49.499 millones 992 mil 892 pesos para el dragado de 2 millones 58 mil 584 metros cúbicos de sedimentos con plazo hasta el 31 de julio o “hasta agotar el volumen contractual, lo primero que ocurra”.

Lo que resulta increíble en medio de esta multimillonaria contratación es que el Patrimonio Autónomo Findeter - Cormagdalena haya desconocido las zonas de giro para ser intervenidas dentro de un dragado integral en el canal de acceso, como era lo lógico.

Pero no solo eso, también desatendió las observaciones durante el proceso.

En efecto, el 10 de noviembre de 2021 el Director de Asoportuaria, Lucas Ariza, advirtió el grave riesgo de no incluir las zonas de giro, en las obras de dragado a realizar.

“No se incluye dentro de los sectores a dragar las zonas de giro, las cuales cuentan con una fuerte limitación por la alta sedimentación. En este entendido, durante  los próximos meses a cargo del presente contrato, no se intervendrán dichos sectores, limitando aún más las operaciones en las terminales portuarias que hacen uso de estas zonas de giro, afectando clientes y comercio exterior de la ciudad. Se solicita se incluya dentro de las obligaciones la atención de estos sectores dentro de las obligaciones del contratista, bien sea con el equipo mínimo requerido, o con otros equipos que a bien disponga el contratista”, planteó el dirigente portuario en esa oportunidad. 

Ante ello, Findeter respondió tajantemente, al día siguiente.

“Se aclara que para efectos de la presente convocatoria, el volumen a ejecutar por el contratista estará destinado para la parte central del canal navegable y de conformidad con los recursos disponibles para el proyecto, en consecuencia las zonas de giro no se consideraron para el presente proceso tal como lo establecen los documentos de la convocatoria, no obstante, se aclara que el proyecto se desarrollará conforme con los requerimientos y las necesidades del canal de acceso al puerto de Barranquilla y el volumen disponible; y es a través de la aprobación del Plan de Dragado concertado en reuniones previas con la Autoridad Marítima, Cormagdalena y el gremio portuario, así como con la valoración técnica y de seguimiento que realice el Centro de Ingeniería e Investigación – CIIC de Cormagdalena, que se hará la programación de los sectores a intervenir en virtud del cupo de volumen y presupuesto asignados al proyecto.

La respuesta de Findeter.

Teniendo en cuenta lo anterior, no se acoge la observación”.

Con esa respuesta quedó claro que ni Cormagdalena ni mucho menos su socia de contratación, Findeter, no tenían la más mínima idea de la importancia de las zonas de giro para las maniobras de las embarcaciones que transitan por el puerto de Barranquilla.

Luego, fueron los mismos Pilotos Prácticos quienes nuevamente alertaron sobre los riesgos que se presentaban en dicha zona de giro, es decir, donde afloró la ‘Isla Pechuga’.

“Dársena de giro Paraíso sedimentada y solo con el 50% de área con profundidades adecuadas para barcos con calados de 9 mts. Si no se interviene, pronto estaremos sin espacio para girar”, advirtieron el 9 de diciembre de 2021.

Como siempre, esta alerta tampoco fue tenida en cuenta por Cormagdalena ni mucho menos con Findeter que, como acostumbra, hace las de Pilatos para escudarse en la responsabilidad que tiene la Corporación que dirige Pedro Pablo Jurado.

Frente a ello, nuevamente el Director de Asoportuaria, Lucas Ariza, le insistió al Patrimonio Autónomo Findeter - Cormagdalena, sobre los eventuales riesgos.

“A propósito de las zonas de giro, estas presentan una alta limitación debido a la sedimentación y no han sido atendidas en las anteriores campañas de dragado. Es indispensable que sean incluidas en la actual campaña pues es obligación del Estado atender el canal navegable, el cual incluye las zonas de giro. Incluimos copia del último análisis efectuado por la Capitanía de Puerto en donde se evidencia el estado de las zonas de giro de Barrio Abajo y Paraíso”, les manifestó el 15 de diciembre.

Nuevamente Asoportuaria insistiendo sobre el riesgo.

A lo que el Patrimonio Autónomo, en cabeza de Findeter, encargado de la multimillonaria contratación, le respondió:

“Cormagdalena, como estructurador y beneficiario del proyecto, no contempló dentro del alcance del contrato las zonas de giro, por el contrario, se indicó que para la convocatoria PAF Cormagdalena O-001-2021 se incluiría solamente el mantenimiento de la zona central del canal navegable, pese a que las zonas de giro hacen parte del canal de acceso al puerto de Barranquilla y están referenciadas en el canal conceptual de referencia. Desde el punto de vista técnico, las zonas de giro deberían realizarse mediante dragado de mantenimiento con equipos y técnicas diferentes a las previstas en los procesos contractuales adelantados, lo que supone un alcance distinto al previsto, pues atiende a condiciones que no corresponden con la que se pretende contratar”.

Respuesta de Findeter.

Otra vez, desconocimiento del alcance de las zonas de giro para las maniobras en el puerto de Barranquilla.

Incluso, en una respuesta al representante de la multinacional Jan De Nul, Michta Bob, sobre el mismo tema, Findeter respondió:

“Se aclara al interesado que el alcance del proyecto indicado en el numeral 1.1.2. Alcance del proyecto, de los términos de referencia establece lo siguiente:

“En general los trabajos a realizar comprenden el dragado de mantenimiento en el canal de acceso al puerto de Barranquilla - Departamento del Atlántico, desde la hipotética boya del mar en el K-2.8, del Tajamar Occidental sobre la enfilación 330° desde el F2, faro sobre la punta del Tajamar Occidental hasta el límite del Canal, provisionalmente trazado hasta el K21+750, por el mecanismo de metro cúbico dragado garantizando las características de diseño en profundidad, ancho y taludes especificados en este estudio y el Anexo Técnico, los cuales serán pagados por comparación entre batimetrías de pre dragado versus post dragado”.

En consecuencia, las zonas de giro no están consideradas para efectos de dragado ni fueron tenidas en cuenta en las cantidades de obra, por lo tanto, el volumen a ejecutar por el contratista estará destinado para el canal navegable, y las zonas de giro del “Plano canal navegable conceptual de referencia 2020” no se consideran para el presente proceso tal como lo establecen los documentos de la convocatoria”.

Como si fuese poco, el propio Capitán de Puerto, CN Jesús Andrés Zambrano Pinzón, le hizo la misma advertencia al Director de Cormagdalena, Pedro Pablo Jurado, el 31 de diciembre de 2021.

“Con base en el levantamiento realizado por la Dirección General Marítima y publicad con plano 253_213 maritima del día 30 de diciembre de 2021 en el sector comprendido entre K-2 hasta K-0+500 se encontraron profundidades mínimas dentro del Canal Conceptual de 4.8 metros ubicado en el K-1, de igual forma, se evidencian profundidades cerca de la curva de ingreso al canal de acceso comprendidas entre 6.4 y 7.3 metros. De otra parte y con base en los levantamientos realizados el día 25 y 29 de noviembre publicado con planos 253_196_ BY30- dársena y plano 253 98 dársena-puente, se observa que en el área establecida como Giro Paraíso hay profundidades de 2.3 metros.

En adición a lo anterior y en referencia también al plano 253 198 dársena-puente en El sector del área de giro Barrio Abajo, se encuentran profundidades mínimas de 6.0 metros.

Teniendo en cuenta lo anterior, respetuosamente recomiendo se evalúe el plan de dragado dando prioridad al sector de Bocas de Ceniza, así como también se considere la intervención de las zonas de giro disminuidas significativamente en área útil para ese fin, todo con el propósito de impactar favorablemente en las condiciones de navegabilidad en el puerto de Barranquilla garantizando la seguridad integral marítima y fluvial”, advirtió en ese entonces.

Las condiciones advertida por la Capitanía de Puerto de Barranquilla.

Todo ello indica, claramente, el absoluto e injustificado desconocimiento de lo que representan las zonas de giro para el puerto de Barranquilla, por parte de la entidad llamada a ser la rectora y cuidadora del río Magdalena, como lo es Cormagdalena, en cabeza de su Director, Pedro Pablo Jurado, a su vez nacido en esta capital. 

Y peor aún el papel que sigue jugando Findeter en todos los procesos multimillonarios de contratación para los dragados en el canal de acceso, que han dejado más dudas que resultados en la época reciente, con graves perjuicios para el sector portuario y la economía local.

¿O acaso van a ocultar la gran cantidad de buques y carga desviada a otros puertos por la falta de calado en Barranquilla?

Por lo pronto, ‘Isla Pechuga’ seguirá siendo su gran resultado a la desidia e ineficiente labor en el mantenimiento del canal de acceso. O, en otros términos, la pechuga sigue alimentando el canal.

 

 

Te puede interesar

Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/d4tOkeiUM14
Comfamiliar
Artículo
https://twitter.com/i/videos/tweet/1577294140387254273
Artículo
https://twitter.com/i/videos/tweet/1577294140387254273
Artículo
Universidad Simón Bolivar
Artículo
Triple A