Unimetro
Unimetro

Galerías

Los Juegos Bolivarianos, al ritmo del acordeón: Valledupar inauguró las justas

La delegación colombiana.
Ingrit Valencia y Carlos Ramírez, abanderados de Colombia.
Ingrit Valencia.
La delegación colombiana.
Carlos Ramírez.
La delegación chilena.
La delegación boliviana.
La delegación colombiana.
La delegación boliviana.
La delegación ecuatoriana.
La delegación chilena.

Valledupar inauguró la noche de este viernes la edición XIX de los Juegos Deportivos Bolivarianos, en una ceremonia con el vallenato como protagonista y un mensaje ambientalista, con el estadio Armando Maestre como escenario principal.

Con el corazón de una región, vibrando al ritmo de los cuatro aires del vallenato, el acto no perdió tiempo y lo primero que hizo fue traer al campo a las once delegaciones participantes.

Bolivia entró en el escenario deportivo escoltados por los niños vallenatos de la escuela musical del maestro Turco Gil y una tradicional pilonera. Acto seguido y por orden alfabético, cada una de las delegaciones fue ingresando al campo de juego para presentar su respeto al público.

Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Venezuela, pasaron por la alfombra de honor a ritmo de Puya, Merengue, Paseo y Son. Además la participación especial de canciones al ritmo de Cumbia.

Claro, pero el momento más emotivo de la noche estuvo para la última delegación, la de casa, Colombia, quién marchó orgullosa liderada por los abanderados Ingrit Valencia y Carlos Ramírez.

El recién remodelado estadio Armando Maestre se estremeció hasta lo más profundo de sus cimientos al paso de la delegación que aspira a repetir por tercera ocasión seguida las justas bolivarianas.

Ataviados con el sombrero vueltiao y con mochila arhuaca con los colores del país, su paso por el estadio desató los vítores de un público desbordado por el contacto con sus ídolos.

Para rematar, los niños del vallenato, con acordeón, guacharaca y caja tocaron las notas marciales del himno nacional del país.

La hasta ese momento armoniosa noche se rompió con la cuenta de cobro del alcalde municipal, quién mandó un mensaje de revancha contra los detractores de su administración.

"Confesarles que este es un día histórico para Valledupar. Realizamos los juegos. No fue fácil, fueron arduas jornadas de trabajo. Invertirlos más de 200 mil millones de pesos. Es motivo de orgullo tener once delegaciones del mundo, les demostramos que Valledupar unido sale adelante. Es el momento de que disfruten de nuestra cultura vallenata. Ustedes los deportistas son los protagonistas y nuestro compromiso es hacerlos sentir como en casa. Quiero mandarle un mensaje a aquellos incrédulos que le desearon lo peor para estos juegos, les demostramos que es con hechos y no con palabras", expresó José Bello Castro, alcalde de Valledupar.

A su turno, el colombiano Baltazar Medina recalcó el valor de los atletas.

"En nombre de los 3200 atletas quiero presentar a todo el pueblo vallenato. En día de ayer el mundo entero celebró el Día Olímpico, conmemorando la creación del Comité Olímpico Internacional, desde entonces contribuyen a crear un mundo mejor", apuntó a su turno Baltazar Medina, presidente de la Odebo.

"Por eso invito a los deportistas para renovar su compromiso con los valores del deporte y que hagamos de la amistad y el juego limpio las bases de la competencia, como una poderosa herramienta para desarmar los espíritus beligerantes. A todos mil gracias en nombre de la juventud deportiva bolivariana", agregó.

Finalmente la palabra la tuvo el representante del Gobierno Nacional, para dar por inauguradas las justas.

"Me siento muy orgulloso de estar acá llevando la bandera de Alberto Nariño, y acá mantenemos el compromiso a pesar de la pandemia. Lo más importante para ustedes deportistas es ser el gran ejemplo de la sociedad. En esta competencia inicia un nuevo ciclo olímpico. Me alegra saber que 1600 mujeres atletas nos van a acompañar en estas dos semanas de competencia. En nombre del Gobierno Nacional, declaro oficialmente inaugurados los XIX Juegos Deportivos Bolivarianos", anunció Guillermo Herrera, ministro del Deporte en Colombia.

Ya con las formalidades cumplidas el acto se centró en la conservación de las especies de la fauna local en vía de extinción, entre ellas la guayana, representada por la mascota de los juegos, Guatapí.

La parte final de la noche estuvo marcada por diversas muestras del folclor de la tierra del Cacique Upar. Entre danzas y ritmos, la hermandad bolivariana se hizo más estrecha.

La perla final estuvo a cargo del cantante Iván Villazón quien deleitó a los asistentes con lo mejor de su repertorio musical, un show de drones y el recuerdo de la leyenda de Francisco 'El Hombre'.

Así pues, con todo en marcha, solo queda abierta la competencia para ver qué país se llevará la corona en esta nueva edición.

Comentarios