Unimetro

Galerías

Los 98 años de Junior contenidos en la colección rojiblanca de Joan Nieto Bolívar

Joan Nieto Bolívar con las camisetas que son el orgullo de su colección.
Una cinta de capitán que Joan guarda en su colección.
Un llavero fabricado en 1978 recordando el primer título un año antes.
Calcomanías alegóricas a Junior.
Una lata de colección en homenaje a Junior.
Casetes con antiguas narraciones de partidos y goles de Junior.
Banderines que entregaba el equipo en la década de los 90.
Diomedes Díaz y Joan Nieto son los encargados de montar el museo.
LP con canciones de Antonio Del Villar y Cuco Valoy, entre esos 'Baila la Calle' y 'De 2-2'
Disco en 45 revoluciones por minuto, original del tema 'Junior Campeón' de 1977.
Varios discos que contienen canciones en homenaje a Junior.
Camiseta original de 1981 que perteneció a Juan Miguel Tutino.
Guantes del arquero Sebastián Viera.
Prensa y revistas con artículos históricos sobre Junior.
Una revista con crónicas de Fabio Poveda.
Recortes de prensa sobre Junior.
Camisetas originales del equipo, entre esas (la de una sola estrella) de Carlos Vidal de 1978.
La firma de Carlos Vidal en una camiseta de 1978.
Diomedes Díaz sostiene la camiseta de Carlos 'Papi' Peña de 1968.
Joan y Diomedes con artículos antiguos sobre Junior.
La camiseta más antigua de la colección.
Joan ama tanto a Junior, que hasta el escudo del equipo decora la entrada a su casa.

A finales del año 2016, Joan Nieto Bolívar se la jugó. Sabía que lo que tenía en su maletín era una pieza única y que la oportunidad que tenía por delante para reunirla con su portador original no se le iba a repetir en la vida.

Joan se coló entre la gente que ese día veía un partido de viejas glorias del Junior y llegó hasta el banco donde estaban descansando algunos jugadores. De inmediato encaró al argentino Carlos ‘la Pinza’ Vidal, campeón con Junior en 1977. Un histórico.

“Me le presenté y me dijo: ‘¿Cómo vas enano?’ De inmediato le metí conversación y le comencé a preguntar sobre cuando era jugador de Junior, qué numero utilizada, me respondió que el 14. Saqué de mi maletín la camiseta y le pregunté que si era esa. Me la tapó de las manos y se le llenaron los ojos de lágrimas”, narró a Zona Cero.

En ese instante, un incrédulo Vidal le preguntó cómo hizo para hacerse a esa prenda que ni él mismo conservaba, a pesar de muchas veces habérsela puesto.

Joan le explicó que estaba trabajando en crear un museo, que tenía muchas piezas históricas y ese día 'la Pinza’  le accedió a firmarla con la única condición de que no la podía ni vender, ni regalar.

Esa camiseta es uno de los objetos más antiguos que a la fecha tiene en su colección, una que empezó hace una década, simplemente por la “fiebre de coleccionar”, como describe este asesor comercial en la venta de colchones.

“Empecé en el 2012, en ese momento no había idea de hacer un museo, fue de fiebre, porque había un maestro para todos nosotros los coleccionistas, David Molina, que recopilaba camisetas antiguas. Nos identificamos con eso y cada quien comenzó a conseguir prendas. En esa época obtuve mi primer trabajo empecé solo con dos dos camisetas originales”, rememoró.

La cosa con los años se fue tornando en serio y ya para el 2014, luego de una fallida reunión con el gerente de mercadeo del equipo que les planteó la idea de hacer un museo a varios coleccionistas y aunque esto no prosperó, a él le quedó la idea en la cabeza.

“Eso fue para la celebración de los 90 años. Quise que hubiera un sitio para reencontrarse y relacionarse con la historia. Eso no es hacer una cosa como hacer botella, eso lleva tiempo y dedicación y unas personas, amigos, me dijeron que me apoyaban y ahí empecé".

Fue por esa época que un coleccionista amigo de él, hincha del América de Cali viajó a Argentina y allá se topó con esa camiseta de Vidal usada en la Copa Libertadores de 1978 ante el Danubio de Uruguay. Se la ofrecieron en 600 mil pesos. Prestó la plata y la compró.

Joan decidió nombrar su proyecto de museo como ‘Micaela Lavalle’.

“Puntualmente, sacando la obviedad de que es la fundadora del club, sería la mejor manera de exaltar la participación de la mujer en el club, ha habido varias mujeres importantes en la historia del equipo, gracias a ellas este equipo trascendió y dejó de ser un equipito de barrio”, enfatizó.

Cajas con toda clase de objetos tiene Joan en su casa, la cual está enrejada y en la verja está moldeado en barras de hierro un gigante escudo de Junior. Ahí guarda piezas de historia. Muchas.  

“Es difícil tener un número exacto, yo diría que, entre camisetas, recortes, fotografías, videos, música, souvenirs, guantes, cosas así, puede haber unos 300 elementos”, calculó.

Pero ojo, no cualquier cosa que se venda en una esquina puede entrar a hacer parte de su registro histórico.  

“Para entrar en la colección tiene que ser relevante, involucrado dentro de cualquiera de las épocas de la historia del equipo. Por ejemplo, tengo un llaverito que tiene la foto dele quipo campeón en 1977. Pero ¿cuál es la historia?  eso lo regalaba Junior a los medios de comunicación y a personas de otras ciudades conmemorando el primer título. Podemos hablar así también de los discos, hay un LP de Cuco Valoy de la canción ‘Baila la Calle’ donde menciona a Junior y hace que eso entre en la historia del equipo”, explicó.

Tiene banderines que regaló el equipo en partidos de visitante entre los años 1994 y 1995, cuando el capitán era Carlos ‘el Pibe’ Valderrama.

Guarda un par de guantes de Sebastián Viera, que el uruguayo le regaló a un hincha llamado Pedro Cantero y este, al tiempo, los donó al proyecto.

Pero la joya máxima de la colección la tiene Diomedes Díaz. Ojo, no el fallecido cantautor vallenato, sino un homónimo, hijo de un juniorista afiebrado que un buen día de 1968 asistió al estadio Municipal y se ganó lo que cincuenta años más tarde es un diamante.

“Diomedes es mi socio en el tema del museo y tiene un conocimiento grande del equipo. Tiene la camiseta original más antigua de que se tenga noticia, la consiguió su papá, una vez que Carlos ‘Papi’ Peña la tiró a la tribuna luego de que ganó el equipo y se la quedaron para cuidarla todos estos años, eso fue en el año 1968”, remarcó.

Sin embargo, si hubiera algo que quisiera añadir a su colección, sería una reivindicación de un personaje popular, que por muchos años y hasta hace poco acompañó las salidas del equipo como local.

“Hay algo que me llama bastante la atención, no sé si es posible conseguirlo, hay alguien que es la verdadera mascota del equipo, me gustaría contar con el tiburón original que se ponía Óscar Borras, un hincha que lo hacía con verdadera pasión, que quedó apartado y que hay que darle su verdadero sitio en la historia de Junior”, cerró.  

Comentarios