EN VIVO

Vea nuestro noticiero aliado Atlántico en Noticias

Comenzo a transmitir hace 2 horas
La colombiana Mayra Ramírez.
La colombiana Mayra Ramírez.
Foto
EFE

Share:

La colombiana Mayra Ramírez agita una industria de 1.000 millones de libras

Tras su posible fichaje por el Chelsea de Inglaterra.

El posible fichaje de la colombiana Mayra Ramírez por el Chelsea, procedente del Levante UD, agitará el mercado internacional.

Con un traspaso aún pendiente de oficialidad cercano a los 400.000 euros más bonus, según pudo saber EFE, se colocará entre los más caros del fútbol femenino. Y aterrizará en una industria inglesa del fútbol que aspira a mover 1.000 millones en los próximos diez años.

Desde la victoria de la selección inglesa en la Eurocopa de 2022, el interés del fútbol femenino en Inglaterra se ha disparado y la repercusión la ha recibido la liga inglesa, que ha multiplicado la asistencia a los campos en más de un 200 %, ha encontrado un acuerdo de derechos televisivos millonario y ha conseguido un patrocinio para la propia liga que podría regar a los clubes con más de 30 millones a tres temporadas.

Así, el objetivo es que proyectos como el del Chelsea, Arsenal, Manchester City y Manchester United sean capaces de crear una hegemonía en el fútbol europeo, donde solo las 'Gunners' saben lo que es ganar la Champions (2006-2007). Las 'Blues', finalistas de la competición hace tres años, son las que más han apostado por un proyecto ganador, gracias en parte a la incorporación de Emma Hayes como entrenadora y a la consecución del doblete liga y FA Cup, junto a las semifinales de Champions, logrado el curso pasado. Aun así, no han podido retener a la técnica, que se marchará a la selección de Estados Unidos cuando acabe el curso.

La incorporación de Mayra Ramírez, del Levante, por cerca de 400.000 euros, superará el fichaje más caro de la historia del Chelsea, las 250.000 libras pagadas por Pernille Harder en 2020, y confirma la superioridad de una liga que puso a seis jugadoras (Ella Toone, Lauren James, Alex Greenwood, Sam Kerr, Alessia Russo, Mary Earps y Keira Walsh) en el once ideal de los premios The Best de la FIFA.

La colombiana llegará como reemplazo de la australiana Sam Kerr, que sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior y que es la jugadora que más gana del mundo, con un sueldo de 400.000 libras anuales.

Un contrato televisivo histórico

A la explosión del campeonato ha ayudado el contrato televisivo que se firmó en 2021 por valor de 8 millones de libras - el más grande de la historia de las ligas femeninas- y que permite a Sky Sports retransmitir 35 partidos en directo por temporada y 22 a la cadena pública BBC. Este acuerdo se negociará de nuevo esta campaña, con la posibilidad de que TNT Sports, que tiene los derechos de la Champions League masculina y femenina, entre y se supere la actual cifra.

Los clubes de la WSL se llevan el 75 % de ese importe y los del Championship (Segunda división), el 25 %.

En los últimos datos conocidos de la WSL, los concernientes a la temporada 2021-2022, los ingresos totales de la liga fueron de 32 millones de libras, un aumento del 60 % respecto a la temporada anterior.

Según el informe "Money League" de Deloitte, hay cinco clubes ingleses en el 'top 10' mundial de mayores ingresos en la 2022-2023, el Manchester United (8 millones), Manchester City (5,3), Arsenal (5,3), Chelsea (4,1), y Tottenham Hotspur (2,6). El líder de este ránking es el Barcelona, con 13,4 millones, un 74 % más que el curso anterior.

Entradas más baratas y mayor asistencia

En el caso del Arsenal, aumentó sus ingresos un 138 % respecto al período anterior y se benefició de una práctica ya habitual en la WSL, utilizar el Emirates Stadium para los partidos femeninos. En los tres encuentros que lo hizo en la WSL, atrajo a más de 40.000 espectadores, mientras que superó los 60.000 en la semifinales de la Champions contra el Wolfsburgo. Sus ingresos por día de partido fueron los mayores de todo el ránking, con 3,1 millones.

Además, en la temporada actual batieron el récord de espectadores de la WSL al reunir a más de 59.000 personas en el duelo contra el Chelsea de diciembre.

La asistencia a los campos de la WSL ha ido creciendo gradualmente y se ha pasado de una media de 1.900 espectadores en la campaña 2021-2022 a 5.616 en la 2022-2023. Esto supone un aumento del 200 % y no parará de subir, con ejemplos como los de Manchester United y Manchester City, que por primera vez en su historia abrirán Old Trafford y el Etihad Stadium para los derbis de la ciudad.

Los precios de las entradas distan mucho de los del fútbol masculino y el precio medio es de 10 libras para los adultos y 5 libras para los niños, mientras que los abonos de temporada están en torno a las 40 libras. En la Premier League, el abono cotiza por encima de las 1.000 libras y las entradas más baratas en torno a las 40 libras.

La revolución de los derechos

Para que el crecimiento no pare, el Gobierno británico ha puesto de su parte y en diciembre aceptó las peticiones del proyecto de revisión del fútbol femenino inglés, dirigido por la exinternacional y ahora comentarista Karen Carney.

Esta reforma pretende profesionalizar las dos primeras divisiones, crear un sindicato para las jugadoras, una mayor inversión en fútbol base, igualar el acceso al fútbol en las escuelas, que se elimine la falta de diversidad tanto dentro como fuera del campo y que se facilite a los aficionados acceder al contenido.

Una de las medidas más importantes es que se pueda retransmitir fútbol femenino en la franja horaria de las tres de la tarde en Inglaterra, algo que ahora está prohibido por ley debido al 'blackout' o apagón. Según esta norma, amparada por la UEFA, no se puede retransmitir fútbol, ni doméstico ni internacional, entre las 14:45 y las 17:15 del sábado, con el objetivo de promover la asistencia a divisiones modestas.

Según Carney, el fútbol femenino podría convertirse en los próximos años en una industria de 1.000 millones de libras en diez años.

EFE

Más sobre este tema: