Universidad Metropolitana
 José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch.
10:16 am. Jueves 25 de Agosto de 2016
Acuerdo final tiene un punto "defectuoso" en tema de víctimas: Human Rights Watch
10:16 am. Jueves 25 de Agosto de 2016
José Miguel Vivanco sostiene que se debe modificar el acuerdo para garantizar que los comandantes sean responsables de los crímenes cometidos por sus tropas.

"El acuerdo entre el colombiano gobierno y las Farc para poner fin a su conflicto de 52 años es una oportunidad sin precedentes para reducir abusos en el país, pero incluye un defecto grave que pone en riesgo su desenlace: un acuerdo defectuosos de víctimas alcanzado en diciembre de 2015, que podría garantizar la impunidad de los responsables de violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra", señaló hoy Human Rights Watch, HRW. 

"El compromiso de las FARC para desmovilizar y desarmar debe terminar un capítulo trágico y sangriento de la historia de Colombia y ayudar a traer alivio después de años de violencia y abuso", dijo José Miguel Vivanco , director para las Américas de Human Rights Watch. 

Para HRW, "en su versión actual, el acuerdo de víctimas garantiza que los máximos responsables de estas atrocidades eludan cualquier medida genuina de justicia, al permitir que quienes confiesen sus crímenes se libren de cualquier castigo siquiera remotamente serio".

Vivanco señaló que las "numerosas ambigüedades y lagunas en el acuerdo podría permitir a los delincuentes que confesaron ser liberados de tales restricciones antes se hayan completado sus sentencias y para evitar consecuencias si fallan en cumplir con las sanciones contra ellos".

“Si el gobierno colombiano tiene intenciones serias de lograr una paz genuina y respetar el derecho de las víctimas a la justicia, debería recurrir a las leyes de implementación para corregir los graves defectos del acuerdo de víctimas”, observó Vivanco. 

Sostuvo que "el gobierno debería reformar el acuerdo para garantizar que los comandantes respondan por los delitos cometidos por sus subordinados, y debería además corregir las numerosas ambigüedades que permitirían que se apliquen sanciones nominales a criminales confesos”.