Inscripciones abiertas!
Jessica Lopera con su novio John Mario Álvarez.
12:20 pm. Jueves 23 de Junio de 2016
“La familia de él me busca para matarme: espero se levante y explique todo”
12:20 pm. Jueves 23 de Junio de 2016
Jessica Lopera dio a Zona Cero su versión de lo que ocurrió la mañana en que disparó a su novio, quien hoy se debate entre la vida y la muerte en la clínica Campbell.

Jessica Lopera es consciente de que hace cuatro días su vida se vino abajo. Ese domingo 19 de junio, día que ella quisiera borrar de su existencia, la ha llevado incluso a pensar en el suicidio. (leer: "Dios no me lo quites", escribió Jessica Lopera 3 horas después de dispararle a su novio)

Lo que se conoce hasta el momento, según versiones oficiales de la Policía, es que ese día, en medio de los tragos, se enfrascó en una discusión con su novio, John Mario Álvarez Giraldo, y que, en medio de la pelea, ella le habría disparado por la espalda. Pero Jessica asegura que eso no sucedió así. Esta es su versión dada en exclusiva a Zona Cero:

“Ahora conozco a una nueva persona que me trataba de cambiar la vida, que lo amaba, que él me amaba, estábamos celebrando el Día del Padre, y ese era un juego que yo tenía con él, yo no sabía que el revólver de él estaba montado, y a mí se me salió una bala, yo misma lo llevé al hospital y lo dejé allá. ¿Si yo hubiese querido matarlo, tú crees que yo lo hubiese llevado al hospital y lo hubiese dejado allá?”

Según cuenta esta joven de 25 años, ella y su novio no sostuvieron discusión alguna, aunque sí reconoció que su error fue pensar que el revólver que llevaba John Mario no estaba cargado. Por eso, el peligroso juego que se hacían entre ellos terminó siendo fatal:

“Él siempre cogía el arma y me apuntaba y me decía: Sabes qué, quédate quieta y dame un beso, como amenazándome para besarlo, pero nosotros lo tomábamos a juego. En ese momento, en la mañana, cuando nosotros llegamos de tomar, yo le hice lo mismo. Le dije: sabes qué, quédate quieto y dame un beso, y esa arma se me dispara y yo lo que hago es pegar el grito, salí corriendo a pedirle ayuda al marido de la amiga mía, que estábamos en la casa de ellos, para que me ayude a llevarlo, pero no fue intencional”.

Después de estos hechos, Jessica visitó personalmente a los familiares de John Mario Álvarez para poner la cara y explicar lo que realmente había sucedido. Pese a esto, ahora teme por su vida porque, según ella misma cuenta, ahora los familiares de su novio la buscan para matarla.

“Yo no sabía que estaba cargada porque supuestamente la Sijín y la balística dice que yo lo arrodillé y yo lo maté y nada de esas cosas son así. La familia de él está buscándome para matarme, que no me van a poner denuncia porque ellos me van a matar”.

“Yo quiero que mi novio se levante y cuente las cosas como son porque realmente él y yo somos las únicas dos personas que sabemos qué pasó”.

Se conocen desde pequeños

Aunque Jessica Lopera y John Mario Álvarez apenas salían juntos desde el 8 de junio, ella cuenta que lo conoce desde que tenían 12 años porque estudiaron en el mismo colegio y siempre se gustaron. Con el paso del tiempo, cada uno tomó su rumbo, tuvo sus respectivas parejas e hijos con otras personas, hasta que se encontraron.

"Pero ten la seguridad, que tú hablas con más de 20 personas que nos vieron juntos en poco tiempo y se notaba la felicidad que él y yo teníamos de que mi vida había cambiado y la de él también”.

Con el remordimiento en su conciencia por haber herido a la persona que tanto ama, Jessica confirma a Zona Cero que por su mente se ha cruzado la idea de quitarse la vida, en especial por lo doloroso que le resulta ver cómo la señalan por todos lados.

“La gente burlándose de mí, diciendo que soy una perra que necesita la muerte, gente hablando mal diciendo mira yo la conozco porque ya me ha atracado más de 7 veces, eso que es, cuando es la primera vez en mi vida que yo había hecho esto. Y ahora con lo de él yo sentía que mi vida iba a cambiar que ya iba otra vez a vivir con mi hija, con la hija de él, íbamos a ser felices y un error, un error tan grande, un error tan grande”.

La sonrisa de la foto

Jessica Lopera (izquierda) dice que delinquió inducida por su amiga Dory Luz Herrera (derecha).

Jessica Lopera se dio a conocer a través de la prensa local porque el día que la capturaron por el atraco a un taxista en el barrio Los Andes, apareció sonriendo en la fotografía de la Policía. Sobre ese episodio ocurrido en el pasado mes de mayo, explica que era la primera vez que ella robaba, pero lo hizo inducida por su amiga.

Así lo aseguró en Zona Cero:

“En el momento en que llegamos a la Sijín porque a mí me trataron como una dama, no tengo quejas de eso, a ella la golpeaban, la pateaban, qué no le hacían, y entonces yo por más que sea como mujer trataba de defenderla, de decir ay por favor no le peguen.

¿Cuál es la risa de ella? Que ella está muy drogada, y a mí me da risa la actitud que ella tiene. Ella le propone a los Policías tener relaciones para que la saquen, primero; segundo, diciéndole a un policía que ella ahí tenía 20 mil pesos, que si le podía conseguir una bolsa de perico para ella soplársela.

Eran actitudes que en el momento a mí no me dio nervios porque yo sabía que no estaba haciendo nada malo, entonces yo me río de las locuras que ella hace, ¿si me hago entender? Pero mas sin embargo no me río por lo que había hecho, porque eso me avergüenza”.

Te puede interesar

Artículo
Artículo
Artículo