La colombiana Brigitte Baptiste.
1:23 pm. Lunes 22 de Julio de 2019
Brigitte Baptiste deja la dirección del Instituto Alexander von Humboldt
1:23 pm. Lunes 22 de Julio de 2019
Después de 10 años.

La colombiana Brigitte Baptiste, directora del Instituto Alexander von Humboldt, dedicado al estudio y defensa del medio ambiente, dejará el cargo después de 10 años, decisión que hará efectiva en agosto próximo, informó este lunes la entidad.

"La decisión de apartarse de sus funciones, luego de diez años de trabajo ininterrumpido, obedece a motivos estrictamente personales", informó el instituto en un comunicado en el que añade que la Junta Directiva del Humboldt "aceptó su decisión voluntaria".

"Nunca es fácil decir adiós ni dejar una trayectoria larga de proyectos, de ideas, de retos y, sobre todo, de aventuras, pero me voy muy satisfecha y alegre", dijo Baptiste.

Baptiste ha jugado un papel fundamental en la reivindicación de los derechos LGTBI pues ella es una mujer transexual y ha dado visibilidad a su comunidad en Colombia y en el exterior.

La bióloga de la Universidad Javeriana que tiene una maestría en conservación y desarrollo tropical en Gainesville, Universidad de Florida, añadió que cree que "el instituto está en uno de sus mejores momentos" y tiene "la certeza de que vendrán cosas mucho más grandes".

Entre 2001 y 2009 y, tras una primera pausa en su labor profesional en el instituto para dedicarse a la academia y a la docencia, Baptiste regresó y fue subdirectora de investigaciones y después directora general.

En esos años el Humboldt alcanzó una destacada evolución en lo científico, de incidencia en la agenda ambiental colombiana y en la toma de decisiones a nivel local, regional y nacional, alcanzando así prestigio y reconocimiento en distintos ámbitos.

La bióloga, de 55 años, plasmó sus puntos de vista en diferentes escenarios siempre apoyada en lo científico y así lo hizo a través de espacios de opinión en diarios impresos y digitales como La República, Semana.com, Semana Sostenible y El Espectador, entre otros.

En intervenciones académicas Baptiste debatió temas relacionados con la delimitación de los ecosistemas de páramos, el desarrollo sostenible, el derecho de las comunidades al reconocimiento de iniciativas propias para la gestión de los territorios, la ausencia del Estado como garantía de protección de los recursos naturales, entre otros.

Debido a su conocimiento y al respeto que se ganó con base en su trabajo, Baptiste integró varias delegaciones colombianas que participaron en las conferencias de la partes del convenio de Diversidad Biológica.

Posteriormente, Baptiste fue elegida como una de las 25 expertas globales de la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos.

Igualmente hizo parte del comité que asesora la Evaluación Nacional de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos, cuyos resultados serán conocidos en enero de 2020 y que ha despertado interés de otros países por su enfoque diferencial al incluir conocimientos indígenas y locales.

Luego de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y la entonces guerrilla de las FARC, en noviembre de 2016, Baptiste aceptó la invitación del Gobierno para que el Instituto Humboldt se sumara a las expediciones científicas por zonas nunca antes exploradas del país, conocidas como Colombia BIO.

El programa Colombia-Bio, del que también forman parte instituciones y universidades, es un proyecto científico de interés nacional, cuyo principal objetivo es propiciar condiciones para conocer, valorar, conservar y aprovechar la biodiversidad del país, contribuyendo al desarrollo sostenible y socialmente inclusivo.

Baptiste también lideró la construcción del decálogo Transiciones Socioecológicas hacia la Sostenibilidad, una apuesta para armonizar desarrollo y sustentabilidad que responda a la demanda de la generación actual, sin comprometer la supervivencia de las futuras.

Desde 2018, propuso una visión transgresora y progresista de la naturaleza, la Ecología Queer, entendida como la manifestación permanente de la diferencia y el escenario idóneo para la aparición de lo no convencional, aspectos que pasan desapercibidos por la visión homogénea de la humanidad en cuanto a la identidad orgánica de la flora y la fauna.

EFE

Te puede interesar

Artículo
Artículo