Artículo
Artículo
Artículo
Los perros muertos dentro de la finca.
9:43 pm. Sábado 16 de Marzo de 2019
Ante la Fiscalía, denuncian “masacre canina” en finca de Cascajal, municipio de Sabanalarga
9:43 pm. Sábado 16 de Marzo de 2019
La Red de Animalistas, Proteccionistas y Rescatistas de Colombia denunció el envenenamiento y muerte de 20 perros.

La Red de Animalistas, Proteccionistas y Rescatistas de Colombia denunció ante la Fiscalía Seccional de Sabanalarga el envenenamiento y muerte de por lo menos 20 perros, en hechos ocurridos en la finca 'Las Mañanitas', localizada en el corregimiento de Cascajal.

El repudiable hecho fue puesto en conocimiento de las autoridades por parte de Jairo de Jesús Holguín Rodríguez, vocero en el Atlántico de la organización defensora de los animales, por los presuntos delitos contra la vida y la integridad emocional de los animales, según confirmó en diálogo con Zona Cero.

En su denuncia, respaldada por los propietarios de las mascotas, responsabiliza como presunto autor del atroz hecho a Robinson Barrios, Administrador de finca.

Holguín Rodríguez fundamentó la denuncia con la aparición de los perros muertos el martes de esta semana, ante lo cual “el gremio de animalistas de la Red de Colombia por la Defensa de los Animales iniciamos las investigaciones de este suceso, acto seguido nos dimos la tarea de hacer contactos con los dueños de las fincas y nos reunimos con miembros de la comunidad afectada”.

Jairo Holguín, vocero de la Red de Animalistas, durante la visita de inspección.

Fue así como el jueves 14 de marzo se trasladaron a la finca Emanuel “donde fuimos atendidos por Eduardo Rojas Ropero, propietario de este inmueble, quien nos presentó denuncia que hizo en el corregimiento de Cascajal por el delito Conducta Tentatoria Contra Animales Domésticos, la Doctora Estela Marina Mendoza Reyes, Corregidora de Cascajal le hizo entrega del oficio N° 006-2019, donde el señor Eduardo Rojas Ropero propietario de la Finca Emanuel hace la explicación de los hechos”.

Luego, “nos reunimos con miembros de la comunidad afectada el día de hoy jueves 14 de marzo y recibimos testimonios donde dicen que sus perros fueron envenenados”.

Esos testimonios son los siguientes:

- Dominga Martínez, calle 16 N° 14-45, barrio El Silencio, corregimiento de Cascajal. Envenenaron a ‘Chocolate’, ‘Bocanegra’ y ‘Tigre’. Dice la señora Dominga que los animales empezaron a botar babaza por la boca como también defecaban sangre con olor a veneno.

Uno de los perros muertos.

- Manuel Martínez, calle 16 N° 14-55, barrio El Silencio, corregimiento de Cascajal. Envenenaron a ‘Buen Amigo’ y ‘Negro’, también con los mismos síntomas de los perros de la señora Dominga Martínez.

- Marla Judith Sarmiento, calle 15 N° 15B-07, barrio Las Flores, corregimiento de Cascajal. Envenenaron a ‘Joselaika’, ‘Scooby’ y ‘Bocanegra’, también con los mismos síntomas de los perros anteriores.

- Argemiro Villanueva Pacheco, corregimiento de Cascajal. Envenenaron a ‘Chocolate’ y también con los mismos síntomas de los perros anteriores.

- Neyris Maldonado, del corregimiento de Cascajal, envenenaron a ‘Blanca’, dejando 5 perritos huérfanos, también con los mismos síntomas de los perros anteriores.

Así fueron encontrados los animales muertos.

- Finca de Carlos Ferrer, corregimiento de Cascajal, envenenaron a ‘Chocolate’.

- Eduardo Rojas Ropero, propietario de la Finca ‘Emmanuel’ del corregimiento de Cascajal, Envenenaron a ‘Centella’, ‘Peludita’, ‘Blanco’ (papá), ‘Blanco’ (hijo), ‘Chiquitica’, ‘Chepita’ y ‘Lobita’. También fueron envenenados. En este caso de los perros de la finca de Eduardo Rojas los perros algunos llegaron a la finca ‘Emmanuel’ y otros los encontraron dentro de la finca ‘Las Mañanitas’.          

“La conducta fue cometida bajo las siguientes circunstancias de agravación punitiva establecidas en el Código Penal (título XI-A, artículo 339B), según la adición del artículo 5º de la ley 1174 de 2016,  De acuerdo al estado en que se encontraron todos estos animales consideramos que hubo mala fe de parte del administrador de la finca las mañanitas señor Robinson Barros. La Red de Animalista de Colombia, solicita a la Fiscalía general de la Nación un castigo ejemplar para que estos actos no se vuelvan a presentar ya que va en contravía del trabajo voluntario que nosotros realizamos a diario que es el de trabajar por la calidad de vida de todos los animales; los perros envenenados mostraron agonía y dolor de parte de todos los propietarios de estos animales”, sostiene Jairo Holguín Rodríguez.     

Por ello solicitó se tenga por formulada la denuncia por los hechos descritos y, en tal virtud, se ordene la apertura de la investigación por el delito contra la vida, la integridad física y emocional de los animales contra la persona denunciada con imposición de las sanciones pertinentes. Así mismo, se lleven a cabo las actuaciones necesarias para evitar la vulneración del ordenamiento jurídico y, en concreto, se intensifique la actividad inspectora para prevenir la comisión de delitos o contravenciones como los detallados en la presente denuncia.

Entrada a la finca donde ocurrieron los hechos.

“Solicitamos que este señor no esté más en el entorno de nuestro corregimiento ya que en anteriores ocasiones hemos tenido algunos tropiezos y hace algunos meses Robinson Barros me envenenó un perra y un gato. Consideramos que la finca y los propietarios de esta no tienen nada que ver con este incidente, el problema de fondo y la muerte de estos animales es responsabilidad directa de Robinson Barros”, advierte el denunciante.     

Finalmente pidió la aplicación del Título XI, artículo 339A que establece:

“Delitos contra la vida, la integridad física y emocional de los animales.

Artículo 339A. El que, por cualquier medio o procedimiento maltrate a un animal doméstico, amansado, silvestre vertebrado o exótico vertebrado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud o integridad física, incurrirá en pena de prisión de doce (12) a treinta y seis (36) meses, e inhabilidad especial de uno (1) a tres (3) años para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales y multa de cinco (5) a sesenta (60) salarios mínimos mensuales legales vigentes”.