Galerías

Ceremonia inaugural fue un homenaje a la cultura indígena al son de Karol G y Leo Santana

La cantante colombiana Karol G y el brasileño Leo Santana se presentan antes del partido inaugural en la Copa América
Mucho color en la inauguración de la Copa América.
Homenaje a la raza indígena en la inauguración de la Copa América 2019.
Artistas se presentan antes del partido inaugural Copa América de Fútbol 2019
Artistas en ceremonia inaugural Copa América 2019
Fotografía de fuegos artificiales antes del partido inaugural entre Brasil y Bolivia
Fotografía de la ceremonia antes del partido inaugural entre Brasil y Bolivia
Niños participan en la ceremonia inaugural antes del partido entre Brasil y Bolivia
La cantante colombiana Karol G y el brasileño Leo Santana se resentan antes del partido inaugural en la Copa América

La 46ª edición de la Copa América comenzó este viernes con un homenaje a la cultura indígena del continente, en la ceremonia de apertura celebrada en el estadio Morumbí de Sao Paulo al son de la música de la colombiana Karol G y el brasileño Leo Santana.

El espectáculo, de unos quince minutos de duración, se desplegó sobre el césped del estadio instantes antes del partido entre las selecciones de Brasil y Bolivia, al que ha asistido el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Más de 400 personas, muchos de ellos niños, salieron al césped del Morumbí representando a cada uno de los doce países que participan en esta Copa América y bailaron hasta reunirse todos juntos en el centro.

Además, un centenar de músicos acompañaron la ceremonia de apertura del que es el torneo de selecciones más antiguo del mundo, que se celebrará en Brasil por quinta vez en su historia.

En medio de los fogonazos, Karol G y Santana interpretaron la pegadiza "Vibra Continente", tema oficial del certamen.

Bajo la dirección artística de Edson Edermann, los voluntarios fluctuaron por los 7.140 metros cuadrados del recinto, en medio de un juego pirotécnico en el que también participó el público con unas tímidas palmas.

Cada país trajo consigo sus trajes típicos y elementos de su cultura popular bajo un mar de banderas que ondearon sin parar.

La ceremonia de este viernes fue el primer acto de una historia de dos capítulos que se completará el próximo 7 de julio, día de la final en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

La 46ª edición de la Copa América será disputada por los diez miembros de la Conmebol (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela) y por Catar y Japón, campeón y subcampeón de la última Copa de Asia, respectivamente, como países invitados.

EFE

Comentarios