Inscripciones abiertas!
Artículo
Artículo
12:20 pm. Martes 12 de Abril de 2016
Edgar Perea: la voz de los grandes momentos del deporte colombiano
12:20 pm. Martes 12 de Abril de 2016
Estos son algunos de los grandes momentos narrados en la voz del ‘Campeón’.

Edgar Perea se destacó por más de tres décadas como el mejor narrador del país.

Edgar Perea abandonó este mundo para irse a emocionar a los ángeles con sus descripciones precisas y su tono emotivo. Sin embargo, a nosotros los mortales que permanecemos en este mundo nos dejó inigualables relatos cargados de sentimiento y emoción.

Su voz, siempre cargada de un vibrato sobrecogedor, de una emoción que nacía desde el fondo de su alma y que pasaba por el micrófono para meterse por los oídos de los aficionados e instalarse para siempre en el rincón de los recuerdos más entrañables.

Cada gol era único en la voz del ‘Campeón’, que sabía cómo darle dimensión a cada hazaña que transmitía por su voz. Si nos vamos a eso, siempre hay un favorito y Perea tenía muy claro quién era.

“Caballero, el mejor gol que yo narré fue el de Freddy Rincón a Alemania, en el Mundial del 90. De la emoción solo podía decir gol, gol, gol, de Colombia y duré como un minuto pegado”, recordaba cada vez que se le interrogaba por esa anotación.

Perea hablaba siempre aquella estruendosa jugada entre Luis Alfonso ‘Bendito’ Fajardo y Carlos ‘Pibe’ Valderrama, que culminó en un pase magistral de este último para que Rincón metiera la pelota entre las piernas del portero Bodo Illgner, el 19 de junio de 1990 en la ciudad italiana de Milán, en el mismísimo estadio Giuseppe Meazza.

“A la salida del partido, afuera del estadio, me encontré con unos colombianos que me pedían que yo les repitiera como narré el gol. Ese día Wbeimar (Muñoz) y yo nos quedamos hasta la madrugada repitiendo la narración del gol en la plaza”, reseñó.

El primer gran momento de la narración de Perea fue el primero de septiembre de 1972 cuando en Munich, emocionado, narró la obtención de la primera medalla de plata para Colombia en unos Olímpicos con Helmut Bellingrodt.

Pero en su voz, la misma que hizo romper en lagrimas a los aficionados con triunfos históricos como esa medalla de plata en la prueba de tiro al blanco móvil o el título mundial de Antonio ‘Kid Pambele’ Cervantes ese mismo año en Panamá ante Alfonso 'Peppermint' Frazer, supo llevar también uno de los momentos más significativos en la historia del fútbol nacional.

“Nosotros llegamos a Argentina para narrar el partido. Nadie se esperaba eso. Yo había dicho que Colombia podía ganar, por 2-0 o 3-0. Pero nunca nos imaginamos que eso iba pasar”.

El ‘Campeón’ solía recordar así la antesala del partido del 5 de septiembre de 1993, cuando Colombia viajó a Buenos Aires para medirse ante Argentina en el estadio Monumental de River Plate.

“Al principio se nos fueron con todo encima. Ellos nos gritaban ‘negros brutos, narcos, cocalombia’. Yo nada más los veía, caballero yo sabía que nos íbamos a sacar la espinita”.

Y al final del primer tiempo Perea hizo realidad su predicción, “había aroma de gol”, pues Valderrama se la puso a Rincón “que definió como los dioses” y el desquite de Colombia comenzó a tomar visos de realidad.

“Ellos se pararon y comenzaron a gritar ‘Argentina, Argentina’. Pobrecitos, no sabían lo que se les venía para encima. Ellos se subieron mucho para empatar y esas flechas que nosotros teníamos arriba el ‘Tino’ Asprilla y el ‘Tren’ Valencia los masacraron completamente”, recordaba ufanándose.

Uno tras otro, Perea relató aquella tarde fabulosa en la que Colombia goleaba Argentina 5-0. “Eso fue para Maradona, que se puso a decir que nosotros siempre íbamos a estar debajo de ellos. Nosotros no estamos por debajo de nadie”, aseguró siempre.

Pero los azares del destino lo pusieron en el día preciso, en momento oportuno para llevar a todo el país y al mundo, la hazaña deportiva más importante hasta ese momento registrada por un barranquillero. 

“Yo narraba la Serie Mundial para la CBS de Estados Unidos para Latinoamérica. A mi me llevaron años antes para remplazar a Bob Canell, que era una leyenda de la narración. Ese día a mi me tocó narrar los últimos episodios del partido entre los Marlins de la Florida y los Indios de Cleveland”, reseñaba.

Se refería a la Serie Mundial de 1997, en el último partido de la serie igualada 3-3, que fue resuelta por Edgar Rentería al conectar un imparable impulsador. Era hit de oro que dio su primer ‘clásico de octubre’ a los peces.

“Cuando Rentería bateó, eso fue grande. Era un barranquillero, narrando el hit de otro barranquillero para ganar la serie Mundial”, decía.

Perea, el ‘Campeón', la voz de Junior, del fútbol, del béisbol, del boxeo, de las hazañas que aunque abandonó este plano terrenal, dejó un testimonio indeleble en el recuerdo de todos los aficionados al deporte en el país.  

 title=
Artículo
Artículo
Artículo
Soledad con dignidad!