4:37 pm. Miércoles 10 de Mayo de 2017
Opinión
4:37 pm. Miércoles 10 de Mayo de 2017

En esta oportunidad, mi columna periodística ofrece el espacio para publicar textos interesantes como estímulos a dichos estudiantes cuya temática apunta a la reflexionar sobre los distintos problemas que aquejan a la humanidad. Estimado lector a su disposición un nuevo  texto:

 

Y “ahora quien podrá salvar la tierra”

(Primer Semestre, Universidad del Magdalena Luis Harvey Forero Dimate)

En días pasados los principales diarios y portales del mundo registraron cómo el presidente Trump derogaba de un plumazo, con una orden ejecutiva, parte de las políticas medioambientales de su inmediato predecesor el presidente Obama con el objetivo de potenciar aún más la producción energética y la supuesta producción de empleos en USA.

La orden, según los portavoces de la Casablanca, repercutirá por lo menos en seis de las órdenes ya firmadas por Estados Unidos en compromisos globales en cuanto a temas energéticos, emisión de carbono y cambio climático, del gobierno Obama. Con esta nueva orden el actual gobierno Trump pretende reescribir las directrices que regulan las emisiones de carbono en la industria productiva de Estados Unidos que según él y asesores de su gobierno es la causante de la pérdida de puestos de trabajo y la dependencia energética de otras naciones hostiles, para el gobierno anterior desmejoró a los trabajadores con estas políticas y acuerdos ambientales.

Tal y como lo está planteando la actual administración Trump, hacer estas dos cosas estas crear trabajo y proteger el medio ambiente va en contra de la política misma de cambio climático. Los más contentos deben ser los mismos causantes de la debacle del clima a nivel mundial, las multinacionales y corporaciones de explotación energética, de la minería en los bosques, selvas y altillanuras de los países tercermundistas donde están ellos.

Primero es apresurado tomar estas medidas cuando es tangible ya en ciudades al rededor del mundo, incluyendo las nuestras, como ocurrió en días pasados en Medellín que se encontró con altos grados de emisiones de carbono en el ambiente, sometidas a nubes de polución obligándolas a tomar medidas extremas para evitar daños en la salud de la población; ¿tendrá el gobierno del señor Trump los estudios de impacto inmediato de lo que firmó en días pasados ? ¿Tuvo en cuenta a los gobiernos y pares que firmaron estos tratados? Por ejemplo, ¿qué podrán pensar y esperar los líderes mundiales y ambientalistas que durante años trabajaron y se dedicaron a estos estudios y posteriores acuerdos…?

¿Qué nos espera a nosotros con uno de los pocos países verdes y con biodiversidad que aun la sostienen que ya somos afectados por los desórdenes provocados por el hombre en nuestro diario vivir con fenómenos climáticos?

Inmediatamente firmada la orden ejecutiva en la Casablanca fueron aprobadas las licencias ambientales en zonas antes prohibidas y protegidas para que se explotaran energéticamente, por desgracia,  estas medidas tendrán consecuencias graves no solo en USA sino en el resto del mundo incluyendo a nuestro país cada vez menos verde.

Comentarios