El primer vuelo comercial regular entre Estados Unidos y Cuba desde 1961 aterrizó hoy en Santa Clara.
12:51 pm. Miércoles 31 de Agosto de 2016
Primer vuelo comercial de EE.UU. a Cuba vivió una fiesta por lo alto
12:51 pm. Miércoles 31 de Agosto de 2016
La aerolínea estadounidense JetBlue fue la anfitriona de la celebración.

Un vuelo histórico, nostálgico y lleno de gritos de alegría vivieron hoy los 150 pasajeros del primer trayecto comercial de EE.UU. a Cuba en más de cincuenta años, que despegaron y aterrizaron con la ilusión de un mayor acercamiento entre los cubanos de ambas partes.

A María Victoria Saoji, de 61 años, se le escapaban las lágrimas al recordar que desde los 13 años, cuando salió de Cuba, no había regresado a la isla.

Saoji expresó a Efe que lo primero que haría al tocar suelo cubano era ver los paisajes que extraña desde hace 49 años y conocer a las nuevas generaciones de su familia.

La aerolínea estadounidense JetBlue fue la anfitriona de una fiesta que celebró por las nubes el despegue de uno de sus aviones Airbus A320 del Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale (FLL), al norte de Miami, al Abel Santamaría de Santa Clara, el primero en conectar a ambas naciones desde su reconciliación diplomática en julio de 2015.

"Tengo la ilusión de que este sea el primer paso de una apertura económica entre ambos países, y también humanitaria y familiar", dijo a Efe, Aleisys Barreda, una de las pasajeras cubanas.

El corto vuelo, en el que también viajó el secretario de Transporte de EE.UU., Anthony Foxx, estuvo interrumpido a ratos por los periodistas que se paraban con sus cámaras a entrevistar a los pasajeros, y por la tripulación que sorteó pasajes.

"¡Ay qué locura, yo me imaginé que iba a ser la locura, pero no tanto!", exclamaba Barreda, quien disfrutó la fiesta de principio a fin.

Robin Hayes, presidente de JetBlue y asimismo a bordo del vuelo, mostró su entusiasmo por protagonizar el primero de por lo menos 110 vuelos que el Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT) aprobó este año entre ambos países, 20 de ellos a La Habana.

Alzando pequeñas banderas de Cuba, los viajeros llegaron a Santa Clara entusiasmados y algunos con lágrimas miraban desde adentro la comitiva que los esperaba.

"Este es un ejemplo tangible de los acercamientos diplomáticos entre ambas naciones emprendidos por el presidente de EE.UU., Barack Obama", expresó el secretario Foxx por el altavoz al final del vuelo, en una breve bienvenida a los pasajeros.

"Ha sido un viaje sin dolores de cabeza", señaló con ganas de salir del avión Lisette González, tras 16 años sin pisar Cuba.

Desde las siete de la mañana, cuando arribaron al aeropuerto en Fort Lauderdale los primeros pasajeros del vuelo 387, los viajeros supieron que iba a ser una jornada atípica.

Entre el ajetreo de maletas y filas, empezaron a vivir otro, el de las cámaras de televisión, los micrófonos y los periodistas, que los abordaron por sorpresa en el mostrador de JetBlue sin haber siquiera paladeado el primer "cortadito cubano" del día, el poderoso y dulzón café negro típico de la isla.

Ya durante el abordaje hubo comida y música cubana, rueda de prensa con ejecutivos de la aerolínea y funcionarios de gobiernos locales y una pasarela de pasajeros que entraban al avión en medio de decenas de fotógrafos.

La celebración prosiguió sobre el Atlántico durante apenas 52 minutos de vuelo en los que los cubanos, ansiosos y felices por ver a sus familiares, mostraron su alegría por la importante reducción del coste de los pasajes.

"De 489 dólares que pagaba en vuelos chárter, pagué para este vuelo 219 dólares", manifestó Barreda, feliz de poder pagar con tarjeta de crédito y por internet.

La mujer se aprestó a comprar su boleto el mismo día en que se anunció su salida a la venta "y ya solo quedaban cuatro puestos", recordó.

Hasta ahora, estos viajeros debían pagar en efectivo entre 400 y 500 dólares a empresas chárter, principalmente en Florida, que han suplido con vuelos fletados el vacío de los viajes comerciales a la isla durante décadas de enemistad entre ambas naciones.

Hoy, el trayecto a la ciudad central de Santa Clara les costó desde 99 dólares con JetBlue, una de las seis compañías autorizadas para operar hasta noventa vuelos diarios desde cinco ciudades de EE.UU. a nueve de Cuba, excepto La Habana, pendiente de adjudicación definitiva.

Una decena de estadounidenses voló también en esta histórica jornada, pero no como turistas, sino ajustándose a alguna de las doce categorías permitidas por el Gobierno de EE.UU. a sus nacionales como parte del embargo económico que aún pesa sobre la isla, y que veta los viajes turísticos.

Mohan Sauji, uno de ellos, relató a Efe que quería "ver la belleza de Cuba".

"A los cubanos les gusta estar en familia", apostilló Mirta Rodríguez, esperanzada en que desde hoy sus compatriotas de ambos lados del Atlántico puedan estar más unidos.

EFE

Te puede interesar

Artículo
Artículo

Comentarios

Universidad Autónoma del Caribe
Artículo
Artículo
Artículo
Artículo
Universidad Simón Bolívar
Universidad de la Costa