Con la caída, la vida de Jesús Antonio cambió. Nadie le responde.
7:40 pm. Jueves 11 de Mayo de 2017
El drama de un obrero que casi muere al caer del quinto piso en obra de Barranquilla
7:40 pm. Jueves 11 de Mayo de 2017
Familiares le piden a la Constructora Bolívar y ARL Sura que respondan por la salud del hombre de 32 años y por los pagos del salario.

Las aspiraciones de la familia Ramírez García por tener una mejor calidad de vida se vieron truncadas cuando un grave accidente laboral por poco le quita la vida a uno de sus integrantes. Jesús Antonio Ramírez Santiago sobrevivió a una caída al vacío desde un quinto piso, pero hoy, pese a tener vida, está padeciendo en carne propia las falencias de la atención médica.

Milena García, esposa de Jesús Antonio, con quien siempre luchó por sacar adelante a sus cuatro hijos de 3,7, 9 y 12 años, aún no cree que Jesús haya estado a punto de morir, y hoy se encuentre postrado en una cama con muchas secuelas producto de los fuertes golpes y traumas que sufrió tras caer cuando trabajaba en una obra en construcción.

Antes de que esto sucediera, el entusiasmo era grande entre esta familia samaria que reside en el barrio Cantilito. Milena estaba trabajando como empleada doméstica y Jesús, de 32 años de edad, había ingresado el pasado mes de febrero a prestar sus servicios en una obra de la Constructora Bolívar en la ciudad de Barranquilla.

Todo iba bien hasta el 25 de marzo, cuando -según relata Milena- “sin mucha explicación me informaron que mi esposo se había caído de un quinto piso y que aunque había sufrido golpes de gravedad en la cabeza, pudo sobrevivir milagrosamente”. 

El hecho de que Jesús esté vivo era motivo de felicidad y agradecimiento para ella y sus hijos, sin embargo, las cosas desde entonces no han sido fáciles en este hogar, debido a que su economía volvió a desestabilizarse y, lo más preocupante, la atención en salud al obrero accidentado ha sido precaria.

Milena, quien tuvo que renunciar del trabajo para dedicarse a su pareja sentimental, denuncia que su pareja no ha recibido los servicios médicos de la ARL Sura ni la EPS para que vuelva a tener una vida normal y pueda responder por su familia.

“Ninguno responde, ni siquiera la Constructora donde laboraba me ha notificado que fue lo que le pasó a mi marido, yo solo estoy pidiendo que le brinden la asistencia que necesita ya que su estado de salud y psicológico todavía es complicado y nosotros no tenemos la medios económicos para asistirlo y lograr su recuperación”, agrega.

“Mi esposo no se puede alimentar bien porque le falta una cirugía maxilofacial y otras en la vista porque no puede abrir el ojo derecho, cuando se levanta dice que le pesa la cabeza. También dijeron que era importante la atención psicología y la terapia ocupacional, y hasta ahora nada de eso ha pasado” expresó la mujer entre lagrimas.

La desesperada mujer hizo un llamado desesperado para que la Arl Sura, la EPS y la Constructora Bolívar cumplan con  lo acordado y le brinde un adecuado servicio de salud, a este hombre de 32 años que ya no puede ejercer ninguna labor.

La mujer, en medio de su desesperación, no ha acudido aún a las vías legales, con la esperanza de que por su propia iniciativa, los responsables que emplearon a su esposo puedan responder.

Te puede interesar

Artículo
Artículo
https://www.youtube.com/embed/L31N65Mfgrw

Comentarios

Universidad Autónoma del Caribe
Artículo
Artículo
Artículo
Universidad Simón Bolívar
Artículo
Triple A
Ponte el casco usa la cabeza.gif