Artículo
Artículo
Artículo
Las beagles y la maltés extraviadas.
8:55 am. Jueves 29 de Diciembre de 2016
#ZOOnaMascota: 2 beagles y 1 maltés se perdieron en los barrios Los Olivos y Los Andes
8:55 am. Jueves 29 de Diciembre de 2016
Sus dueñas aseguran sentirse tristes y ofrecen recompensa para encontrar a sus “pequeñas amigas”.

Dos Beagles extraviadas

En el barrio Los Olivos Segunda Etapa una beagle madre y su hija se salieron de la casa donde habitan y su dueña, Johanna Estefanía Quiroga Gil, está preocupada porque no las encuentra. 

“Son dos beagles, la madre se llama Pucca y tiene 4 años, mientras que la hija se llama Molly y tiene dos añitos. No tienen collar, pero la mamá tiene un ojito enfermo”, indicó Quiroga a #ZOOnaMascota.

Madre e hija se perdieron en Los Olivos II Etapa.

Según explicó “se salieron de la casa, aunque tenemos la duda que se hayan salido o se las hayan robado, pero pensamos que para robarlas tenían que meterse en la casa y eso no pasó”. 

Para quien ayude a localizar a Pucca y Molly hay una “recompensa significativa” y pueden identificarse porque son “gorditas” y están bien cuidadas. Se perdieron desde la mañana del martes 27 de diciembre.

Si usted tiene a estas beagles o conoce cómo localizarlas comuníquese a los números 3004443897 - 3015010906.

Otro caso en Los Andes

Otro caso de un extravío de mascota se presentó el pasado 19 de diciembre en el barrio Los Andes. Su dueña, Patricia Prada, también ofrece recompensa para dar con su paradero.

“Lulú es una mezcla de maltés con shih tzu, de color crema con coloraciones rojizas en su barbilla, vientre y pompis. Su cola y orejas son largas y peludas, su pelaje es liso y un poco largo, de pronto ha cambiado su apariencia ya que hace más de 10 días se extravió, agradezco cualquier información, estoy recompensando a quien me la devuelva, se pueden comunicar conmigo al 3004138414”, indicó Patricia Prada. 

Lulú se perdió en Los Andes.

Sobre las circunstancias de la pérdida indicó la mujer que salió a regar las plantas de la terraza aproximadamente a las 5 de la tarde del lunes 19 de diciembre y no se percató de que Lulú salió por la reja. “Como a la hora nos dimos cuenta, salimos a preguntar y los vecinos nos dieron que la habían visto, pero como soy nueva no sabían”, manifestó.

Lulú tiene un añito y 8 meses, y aunque no posee collar su dueña está esperanzada en encontrarla por sus cualidades que son muy particulares. 

Te puede interesar

Artículo
Artículo

Comentarios

Artículo
Artículo
Artículo
Universidad Simón Bolívar
Artículo
Universidad de la Costa