Artículo
Artículo
Artículo
Selección México entrena en el estadio de Monterrey.
7:43 am. Jueves 11 de Octubre de 2018
Selección México regresa a Monterrey, donde vivió uno de sus peores escándalos de indisciplina
7:43 am. Jueves 11 de Octubre de 2018
En aquella oportunidad, tras un partido ante Colombia, medio equipo quedó suspendido.

La selección mexicana volverá a jugar en Monterrey, norte del país, donde quedaron viejos fantasmas que provocaron un cortocircuito en las relaciones de directivos y futbolistas, por una fiesta clandestina de 13 jugadores, en 2010, que detonó una bomba que costó caro a algunos de ellos.

Hay muchas similitudes con este presente, no sólo en el regreso al Estadio Universitario, sino también porque acababa de terminar un Mundial, -en aquel caso el de Sudáfrica- y porque también, como hoy en día, México era dirigido por un técnico interino, Efraín Flores.

Flores lanza un suspiro largo y hondo cuando recuerda el tema: "La verdad es que ni me enteré, hasta que regresé a mi casa supe del grave problema", recuerda con nostalgia, "porque ese evento desafortunado también me marcó a mí como entrenador".

Confesó que los jugadores venían deprimidos del Mundial de Sudáfrica por el desgaste de la concentración por lo que trató, en su calidad de interino, hacer que las cosas mejoraran pidiendo la ayuda de Rafael Márquez y de los directivos, Justino Compeán, en ese entonces presidente de la Femexut y Decio de María, Secretario.

"Antes de ir a Monterrey, jugamos contra España en el Azteca y desde ahí noté a los jugadores molestos, tristes, no tenían ganas. Les avisé a los directivos pero no creyeron conveniente en ese momento hacer una plática con ellos. Luego vino la fiesta que fue parte de la juventud e inexperiencia para mostrar su enojo y frustración. A muchos los marcó de mala manera", recuerda Flores.

México venció a Colombia en el 'Volcán' y una vez que regresaron al hotel, tras la cena, con el consentimiento de la gente de seguridad, se reunieron con prostitutas hasta altas horas de la madrugada.

En aquel momento, Néstor de la Torre, director de selecciones nacionales, anunció el castigo de 50.000 pesos para cada jugador: Guillermo Ochoa, Francisco Rodríguez, Carlos Salcido, Rafael Márquez, Andrés Guardado, Pablo Barrera, Giovani Dos Santos, Javier Hernández, Enrique Esqueda, Héctor Moreno y Gerardo Torrado.

Además, castigó con una suspensión de seis meses a Efraín Juárez y Carlos Vela por violación del código de ética.

Ese episodio desató una batalla entre futbolistas y directivos. No sólo provocó que se unieran los jugadores para pedir una disculpa pública a De la Torre y su destitución, sino que Carlos Vela, rechazó volver a defender la camiseta de México.

A ocho años de ese penoso incidente, el Tri reaparece hoy en Monterrey, bajo otras circunstancias y con un técnico interino más enérgico en el tema de la disciplina como Ricardo Ferretti, esperando que después del juego contra Costa Rica, sólo se hable de aspectos deportivos.

EFE

Te puede interesar

Artículo
Artículo
 title=
Artículo
Expreso Brasilia
Artículo
https://www.youtube.com/embed/9paqixmCPiQ?rel=0
Ambulancias 123